Mes: junio 2016

45 Millones

45 millones de minutos tiene como perspectiva nuestra vida. Pero… ¿Te a ocurrido alguna vez…? No has tenido trabajo pero has dispuesto de una cantidad de dinero para poder vivir. Quizás al principio lo has disfrutado pero ves que llega un momento en que se … Continúa leyendo 45 Millones

Los placeres olvidados

times-square-244112_1280

Hoy he leído un post que me ha gustado enormemente, porque describe la triste realidad de cómo empleamos nuestra vida o mejor dicho como “tenemos” que emplear los años que vivimos.

Lleva por título ¿Te gusta tu trabajo? de Mónica Sánchez y os recomiendo que lo leáis porque es sumamente descriptivo y posiblemente esto nos ocurra sin siquiera darnos cuenta.

Yo sí que pienso así después de una larga vida pero entiendo lo difícil que es darse cuenta mientras se es joven.

Ella decía que solo podremos vivir tal como está el sistema 15 0 17 años, cuando nos jubilamos porque toda nuestra vida anterior la hemos entregado a trabajar para poder subsistir, por esto invitaba que al menos se trabajara en lo que a uno le gusta y cambiar el desafío diario por el deseo de hacer lo que te gusta.

Y yo ahora hago lo que me gusta.

Y hoy he hecho un montón de cosas interesantes.

Entre ellas pasear por la orilla de la playa y sentir el frescor del agua de  mar acariciándote los pies, un placer que se multiplica cuando va acompañado de una buena cerveza fresquita.

Más tarde el huerto me ha dado tomates y pimientos y demás con lo que he podido hacer una buena ensalada y un sofrito que acompañe a las albóndigas.

Y me siento rico.

Rico, aunque no tengo nada de valor tal como hoy se valoran las cosas, pero estas pequeñas cosas son placeres gigantes, placeres olvidados por culpa de la rutina del sistema.

Atrás quedaron las prisas para no llegar a ningún lado, las aglomeraciones, los metros, el comer de pie.

Y me alegro de ser viejo y haber llegado entero.

Porque normalmente el sistema suele acabar contigo.

Así que se acabaron todos los compromisos, todos menos uno, el que tengo conmigo que es vivir la vida como realmente es disfrutando cada minuto de ella y no permitiendo que el sistema te lo quite.

Ahora pronto anochecerá, me arreglaré y me pondré mi mejor traje para asistir a un espectáculo extraordinario que se emite cada noche en el horizonte, la puesta de sol sobre el mar.

PODEMOS cagarla

Ayer no tenía sueño.

Y empezó un programa curioso.

En un principio pensé que era un debate político.

Que éste año están de moda en éste  país pero nada más lejos, era un debate de compañías de telefonía móvil.

debate a cuatro

Me di cuenta por los colores que usaban para distinguir su compañía.

El primero a la izquierda, el de azul era el de Movistar,  empezó a ofrecer ofertas para convencer a la audiencia,decía que las podía dar más baratas porque usaba una bolsa de pensiones o algo así, solo que las facturas se deberían pagar en sendos sobres.

El segundo de color rojo, de Vodafone, se volcaba en que su compañía era la mejor y que solo ella devolvería el uso del móvil a precios baratos para que las clases bajas tuvieran acceso, pero eso sí, tendrían que apuntarse a un curso de formación con la junta de Andalucía, supongo que para aprender a usar el terminal.

Otro, el de Orange, parecía muy educadito, quería quedar bien con todos y la tomó con el cuarto, que pobrecito, no llevaba la camisa ni planchada.

Seguro que éste cuarto era nuevo en éste tipo de debates, además creo que venía de Venezuela, porque era el que más ofrecía, pero ya saben ustedes aquello de la publicidad engañosa.

Para un buen debate lo importante es prometer más que el contrario y usar el “y tu más”.

Así que no sé con que compañía quedarme, hasta ahora las he probado todas y todas me han robado.

Será que mejor rompo el contrato y quién quiera decirme algo, que me escriba por el correo de siempre, el del cartero.

A propósito, os dejo que me suena el móvil.