Violación de pago

Sabemos de la importancia del trato con las personas, puesto que es una cosa que hemos de mantener durante toda nuestra vida y algunas personas nacen con este don, amables, agradables y su trato personal es muy afortunado ya por naturaleza y esto no es una virtud o un adorno, sino una necesidad humana, y debemos ser atentos, y progresar en ese campo.

Cuando debemos desarrollarlo en el campo personal, ay, amigo, ahí se convierte en un verdadero desafío, donde más debería abundar la actitud y la palabra, pues bien el motivo que me lleva a escribir esto, es por lo que me ha ocurrido esta semana donde he podido “disfrutar” de todo tipo de desidia y un cúmulo de despropósitos, os cuento….

Me llama mi hijo el martes si podía ir a recogerlo a la estación de tren de Sants, en Barcelona, el está inmerso en el mundo del espectáculo y por tanto hay días que esta en un lado del planeta y otro en sus antípodas.

El asunto es que llevaba un par de meses con un dolor terrible en el tobillo, lo que le impedía moverse con normalidad, había acudido a la seguridad social y la primera vez y sin ningún tipo de pruebas le diagnosticaron a “ojo de buen cubero” que era un esguince, bien, estuvo los días necesarios descansando, pero no se le arreglaba, volvió a acudir y le dijeron que necesitaba más descanso, como no remitía se fue al fisioterapeuta donde le aplicaron masajes y le dijeron que no era un esguince sino que tenía afectado el tendón posterior y con los masajes llegó a mejorar algo, ahora pasado dos meses, fuí a recogerlo a las doce de la noche que llegó de viaje y nos dirigimos a una clínica situada en Pedralbes, la zona más cara de Barcelona con el ánimo de saber cual era el problema.

emergency-1137137_640

LLegamos al servicio de urgencia y la puerta de cristales estaba cerrada, al fondo un recepcionista dormía como un bebé, cuando llamamos su atención, nos abrió y nos pidió disculpas asegurándonos que había sido un simple lapsus, bien, nos rellenó los papeles durante mucho rato, al parecer el sistema informático estaba en horas bajas, y cuando salió de la maldita impresora y le puso todos los sellos del mundo nos sacó una silla de ruedas para mi hijo, pero sin conductor, o sea que si quería que se moviera debía empujarla yo, recuerdo que es una clínica privada y era un servicio pagando.

Nos indicó que subiéramos al cuarto piso que el doctor nos esperaba, y es verdad que esperaba, porque al oír el ascensor, nos aviso con un “…adelante, por aquí..”, cosa que debimos adivinar entre los varios pasillos y observamos una tenue luz que salía de uno de ellos, nos atendió con  un interrogatorio que se colocaba en la impertinencia,  para al fina decirnos…

 …yo creo que es un esguince…, bien, tendrá que hacerse visitar por el traumatólogo…

Pero, oiga, hemos venido aquí para que le atiendan, ya sabemos que le duele el pie…, total que le pregunto cuando puede visitarlo…. contestación…

Seguramente la próxima semana, porque no habrá horas libres...

Que es eso de que no “habrá” horas libres…, las hay o no, haga el favor de mirarlo

Si, pero es que la persona que se cuida de urgencias para esto, tendríamos que llamarla a su casa, y tardaría una hora en llegar…

nurse-37322_640

a lo que contesté… HÁGALO AHORA….!!!

Se sumergió en el ordenador y me contesta….Mañana a las 12

Con cabreo del 15, nos fuimos y volvimos al día siguiente miércoles, al llegar una abuela, vestida con un uniforme blanco que debería ser de su nieta por que quería aparentar 25 años, nos dijo…   Ufff, se tendrán que esperar al menos dos horas, porque hoy vamos con retraso…

Hombre que casualidad…

Dos horas después, un médico, educado, nos atendió y dijo algo coherente…

No puedo saber lo que es hasta tener una resonancia, bajen a recepción y que se la hagan

Bajamos y una señorita joven nos dice…

Pero hoy no puede ser, como primera frase de entrada..

Bien, lo puede mirar...

Después de muchos suspiros, me dice…se la vamos a hacer pero es que…

Me la vais a hacer o no, coño…!!!

Si, si, tenga este papel, uno más, y vayan al subsótano, dos horas después, la tenemos hecha y subimos a cuarta planta, al doctor, de nuevo la adolescente con el uniforme de su nieta…. dice el doctor que si quieren salir a tomar algo, en una hora y media aproximadamente les atiende, yo pensando bueno llegaremos hasta el final.

Nos vamos al bar más cercano y encontramos a tres camareros hablando en la barra, ya había pasado la hora de las comidas… buenas tarde ya pueden pasar…, nos dijo uno.

Nos sentamos en la mesa que estaba menos sucia, después que parecía que había pasado un batallón de artillería a comer.

Viene el camarero… y que va a ser…? 

¿Tienen hamburguesas…? Si, de varias clases…

¿De que las tienen….?

Me dice… mire salgan a la entrada que están todas puesta en la pizarra… me cago en to lo que se menea, este tío no nos ha visto que uno está cojo…

Al final salí yo y memorizé con dificultades los tipos que había y pedimos la menos rara, a todo esto la mesa seguía sucia, le pedí si podían limpiarla, si, si,  enseguida, un enseguida tan largo, que mi hijo, ya hasta los cojones, se levantó como pudo, y le pidió que le dejaran un paño para limpiarla…, no, no ya voy yo, dijo.

En fin que yo me comí lo que nos puso y deseando de abandonar este antro, nos fuimos a la barra a pagar, porque si esperamos que vengan no vemos todo el SÁLVAME completo.

wheelchair-1595794_640

Que le debo, le dije a la criatura, lo digo por el camarero, emitió un sonido raro que mis oídos, los pobres no captaron, le digo… como…?, y me repite el mismo sonido, sigo sin entender, al parecer la pobre criatura intentaba decirme “once” en catalán, pero como seguramente mezcló el suagili con el catalán yo no lo entendía, le dije mire, si me repite el mismo sonido y la primera vez no lo entiendo, la segunda tendrá el mismo resultado, cuanto es…?, me escribió con letra de medico, dos palotes, bien ya empezamos a entendernos, le pagué y salimos pensando que yo que soy sevillano, pero estoy toda la vida en Catalunya, que adoro el catalán, que lo hablo y escribo perfectamente tuviera un ataque de tal dimensión.

En fin, otra vez, a ver al galeno.

Tiene, según se ve en la resonancia, una pequeña y antigua herida que por algún mal gesto, ahora le molesta, entonces vamos a ver con una infiltración como responde y si no haremos una artroscopia.

Bien ya sabemos algo.

Una vez infiltrado, ninguneado, humillado, violado y con el esfínter suelto, pagamos la factura de varios ceros.

Solo deseo que le remita el dolor y se le cure porque sino yo no se si mi viejo cuerpo tiene aguante para otro miércoles así.

Y no me cabe la menor duda que el factor humano en nuestra sanidad es digno de admirar, pero por lo que se vé, a mi me tocó toda la chusma barriobajera que existe en todo los sectores, sabiendo que en éste tiene mayor connotación, y no es mi deseo que nadie se sienta aludido, simplemente explico lo ocurrido, que espero sea solo anecdótico.

La clínica se llama la CRUZ BLANCA.

Y solo me queda decir, si esta es la blanca, como serán las más oscuras.

Anuncios

9 comentarios en “Violación de pago

  1. Mi experiencia tampoco es mejor. Aquí en Andalucía estoy harto de escuchar que en Andalucía es lo mejor pero todo es mentira desde hace años.

    Sólo apuntar que tuve un accidente durante la huelga del 29 de septiembre de 2010. Salía de un piquete en dirección a una manifestación. Poco después estaba boca arriba tras esperar,con dolores, que me quitaran la motocicleta de encima. Me tiraron del casco sin quitarme el enganche. Me llevaron a urgencias y tardaron casi tres horas en atenderme. Pero en los papeles me habían dado de alta 15 minutos después de entrar. Era un accidente in itinere pero lo pusieron como accidente normal. El sindicato se quitó de en medio. Los médicos dijeron que estaba perfectamente y a la calle. 9 meses para que me operaran de algo que decían que no tenía un médicos no me vio. Un desastre de sistema. A mi suegra ha estado más de 48 horas en urgencias y luego dicen que todas historias son mentira.

    Hay profesionales muy buenos pero yo debo haberme encontrado también con unos cuantos malos.

    Me gusta

  2. La verdad es que todas las cosas dependen de las personas con las que uno se tropieza. Si tienes que hacer un trámite y te atiende un funcionario h de p, date por jodido, si te atiende uno eficiente y amable, todo resuelto. Lo mismo en la sanidad, donde afortunadamente hay gente maravillosa, todo depende de las personas, tienes toda la razón. Esperemos que ese tobillo se arregle y no tengas que pasar otro trance de este tipo, porque el acompañante acaba hecho polvo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s