Risa me da…

Si, yo también caí en el error, yo también me casé.

Y al cabo de veintisiete años acabé durmiendo en un rincón de la playa de Cubelles, cerca de Barcelona, sin más abrigo que una cazadora de piel que protegía del intenso frío que en la navidad de 2004 hacía por estos lares.

Y es que la dinámica de la vida, esa maquinaria que avanza lenta pero no se detiene hace añicos a cualquiera que se pone por delante, mi matrimonio no fue feliz, habían otras cosas más que impidió que llegara a buen puerto, pero aún así hoy veo el matrimonio como una llave a la desilusión, al fracaso y que te da la licencia para que al final degustes lo extraordinario que es vivir solo.

champagne-160866_640

Y creo que hay muchos matrimonios felices que envejecen juntos pero que hoy tristemente se le llama la excepción.

Y quienes me seguís, todos sabéis que a día de hoy estoy enamorado como un becerro, que me muero de amor por una personita morena, preciosa, inteligente y que le había dado luz a donde solo había oscuridad, pero eso no me hace cambiar la opinión sobre el matrimonio y todo lo que le rodea.

“¡Ya no aguanto más!” ¿Ha oído quejas de este tipo sobre el matrimonio? Si tú, que estás leyendo esto eres una persona casada, ¿te has sentido así alguna vez?

Miles de parejas inician su matrimonio con la esperanza de ser siempre felices, tanto los que se casan muy enamorados como los que lo hacen llevados por la pasión. Una consejera matrimonial comenta que para cuando muchas parejas acuden a su consulta, están “sumidas en una profunda desesperación. Están decepcionadas de su cónyuge, del matrimonio, y ya no creen en el amor y, en ocasiones, ni siquiera en la vida”. A menudo, el certificado de matrimonio y la vivienda es casi lo único que tienen en común.

Algunos matrimonios viven cada vez más estresados y angustiados. Los trabajos exigentes, los turnos cambiantes y las jornadas de muchas horas pueden desgastar emocionalmente hasta a los matrimonios más enamorados. El amor y el respeto también pueden verse afectados por las dificultades económicas, los retos de criar a los hijos, las mudanzas, los cambios de trabajo y los problemas de salud. En pocas palabras, las diversas situaciones que surgen con el paso del tiempo pueden crear la clase de tensión que acaba distanciando a las parejas.

family-law-329569_640

Muchas madres de familia tienen dos “trabajos de tiempo completo”: uno en casa y otro fuera. Agobiadas con tanto que hacer, se centran en el empleo y el cuidado de los hijos y desatienden todo lo demás. Entre la tensión y el agotamiento, a los cónyuges apenas les queda tiempo para estar juntos. A muchos les da la sensación de que están siendo arrastrados hacia un torbellino de desengaño y distanciamiento. ¿Por qué están bajo semejante presión tantos matrimonios? ¿Qué puede hacer usted para que su matrimonio sea feliz?

Como dijo Agatha Chistie…“Cásate con una arqueóloga. Cuanto más viejo te hagas, más encantador te encontrará…”

 

Anuncios

20 comentarios en “Risa me da…

  1. Muchas gracias por seguir mi blog. Yo no estoy casada pero estuve mucho tiempo en pareja. Y tal como yo lo veo vemos en las personas lo que queremos encontrar en nosotros mismos . Aveces no vemos a la persona con la que estamos de verdad. Porque se fuera así no nos sorprendería la verdad de su realidad. Aprende a mirar y a ver la persona con la que te topas, pero de verdad .
    Un saludo.

    Me gusta

  2. Ha muchas personas se les engaña durante su vida para que crean que su felicidad y su propósito de vida. Pero en los tiempos modernos, la gente alcanza ese sueño y se dan cuenta que no es lo suyo, no están hechos para eso.

    Antes era diferente, y una prueba de ello es una canción de Rupert Holmes llamada Escape the Piña Colada, y su letra trata de un hombre que, leyendo el periódico, encuentra el anuncio de una mujer que quiere escapar a una luna de miel. El tipo le contesta a la desconocida ya que su matrimonio está en la rutina, de pique. Quedan de verse en un bar, y cuando la encuentra se da cuenta que esa mujer es su esposa, se ríen un rato y entonces aceptan la propuesta de escapar a la luna de miel. Esto no pasaría hoy día: terminaría en un divorcio. Las cosas han cambiado mucho.

    En mi familia insisten en que yo me case, pero no está en mis planes, no quiero casarme, nadie se quiere casar conmigo, y estoy solo. Casarse y tener hijos en un gasto innecesario de dinero, que terminará en manos de líderes religiosos y yo no voy para eso.
    Saludos

    Me gusta

  3. Sí, estoy de acuerdo contigo, pero es un ciclo por el que todos los que estamos casados hemos pasado. Los primeros años son amor y enamoramiento, ya que se tiende a idealizar a la pareja y los siguientes años, el desencanto termina con el enamoramiento, que dicho sea de paso, siempre me ha parecido un período de imbecilidad absoluta y la persona que tienes a tu lado baja del pedestal en el cual uno mismo la instaló. Sin embargo, a pesar de la montaña de defectos con la que te encuentras, también puedes encontrar bastantes virtudes que desconocías y en ese caso, el enamoramiento da paso al amor y aceptas a la persona con la que te casaste, en su integridad. Es un período difícil, pero superable, lo sé porque ya pasé por él y continúo casada.
    Un abrazo, me gusta leer tus temáticas.

    Me gusta

  4. Yo no creo en el matrimonio y aún así me casé. Bueno, nos casamos. El matrimonio para nosotros no es más que un contrato que facilita las cosas en caso de tener hijos por ejemplo (o las complica, según termine la historia). Pero abstrayéndonos de este hecho, el contrato, los problemas vienen generados por la convivencia, no por el matrimonio en sí. Y ahí, haya papel o no de por medio, es importante que ambos pongamos de nuestra parte para que la relación siga adelante. Me alegro mucho de que hayas vuelto a encontrar el amor, pero en mi opinión, el matrimonio no es algo que vaya a afectar al resultado de una relación.

    Le gusta a 2 personas

  5. No sé qué decir. No puedo juzgar algo como el matrimonio como bueno o malo por como terminó. Es como los “economistas” que dicen que lo que realizó Roosevelt para sacar a EEUU, de la crisis, nos ha llevado a la crisis que sufrimos desde 2007. Todo un imposible. Pues eso, hay momentos buenos, malos, de necesita mucha autocritica para no culpar a la pareja de los fallos propios.

    Cada persona es un mundo, cada pareja también. A lo largo del tiempo todos cambiamos y lograr el encaje de cada engranaje es algo complejo.

    Te mando un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  6. El matrimonio puede fracasar porque pensamos que somos uno y perdemos nuestra libertad individual. La dependencia del uno por el otro anula nuestra capacidad de pensar por nosotros mismos…más risas juntos y menos ataduras insanas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s