Realmente perfecto!

El perfeccionismo, ese deseo de hacerlo todo absolutamente perfecto, afecta el modo de pensar de muchos jóvenes.

El libro Perfectionism, (El perfeccionismo: ¿qué hay de malo en ser tan bueno?) señala: “Hay una gran diferencia entre el sano deseo de hacer las cosas lo mejor posible y la lucha enfermiza por lograr metas inalcanzables. Quienes procuran hacer las cosas bien quizá tengan un gran afán por el orden y la organización, y esperen mucho de sí mismos, pero también aceptan sus errores y los afrontan de forma constructiva. […] Los perfeccionistas, en cambio, viven con la constante preocupación de cometer un error. Sus expectativas son sumamente elevadas”.

¿Encajas tú en esta descripción? Si te pones metas inalcanzables, es muy posible que te frenes y no te atrevas a hacer cosas nuevas o que tiendas a postergar los asuntos importantes por miedo al fracaso. Puede que hasta te sientas inclinado a rechazar a todo aquel que no está a la altura de tus exigencias, con lo cual, tarde o temprano, te quedarás sin amigos.

Si este es tu caso, el perfeccionista puede causarse a sí mismo desolación. De hecho, se ha vinculado el perfeccionismo con peligrosos trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa y la bulimia.

workers-408998_640

Ahora bien, ¿cómo dejar de ser perfeccionista? La verdad es que cambiar la forma de pensar no es fácil. Pero con la ayuda necesaria es posible lograrlo. Así pues, examinemos cómo  se ve  esta tendencia

Antes que nada, ¿puedes ser perfecto en el sentido absoluto de la palabra? No.

Mientras tanto, no es realista pensar que uno puede hacerlo todo bien. De hecho, debes hacerte a la idea de que es inevitable equivocarse de vez en cuando. Es más, hay veces en que ni siquiera nos percatamos de nuestros errores. No eres perfecto; en este mundo nadie lo es. Si quieres ser perfecto, nunca vas a ser feliz. No es un objetivo realista. Es imposible”.

Con esto presente, ¿por qué no modificas algunas de tus expectativas? Por ejemplo, ¿estás empeñado en ser el mejor cueste lo que cueste? Además de ser un proceder agotador, lo cierto es que son pocos los que logran sobresalir. Y aunque lo consigan, por lo general es solo cuestión de tiempo el que aparezca alguien que los supere.

¡Sé realista! Modifica tus expectativas para que sean acordes con tus habilidades, así como con tus limitaciones. Procura hacer las cosas bien, pero no busques perfección. Ponte metas específicas que sean alcanzables.

Pero aunque la gente de tu alrededor te anime a superarte a tí mismo, no esperan de ti perfección. Haz tú lo mismo, fíjate metas razonables. Y si no estás seguro de qué es razonable, habla con tus padres o con un adulto de confianza.

Según algunos entendidos, es bueno que intentes hacer algo que no se te dé bien, como practicar un deporte nuevo o tocar un instrumento musical. Claro, en lo que aprendes, vas a cometer muchos errores. Pero eso no está del todo mal, pues quizá te ayude a ver que equivocarse forma parte del proceso de aprendizaje.

Sin importar qué sea lo que tengas que hacer, escribir una redacción para la escuela o aprender a tocar una sonata para piano. Así es, no pospongas tus tareas solo porque te da miedo fracasar.

board-786119_640

Una joven adquirió la costumbre de posponer los deberes de la escuela con la excusa de que se estaba “organizando”. Aunque organizarse es bueno, asegúrate de no usarlo como excusa para postergar tus tareas, porque te das cuenta con el tiempo de que “entregar un trabajo que no te satisface totalmente es mejor que no entregar ninguno”.

Claro, probablemente no te resulte fácil soportar la idea de que uno de tus trabajos no esté perfecto. Quizá te asalten pensamientos negativos. ¿Qué puedes hacer? Puesto que dejarte llevar por tal modo de pensar solo te hará daño, debes hacer un esfuerzo deliberado por no ser hipercrítico contigo mismo. Ríete de tus errores. Al fin y al cabo, también hay “tiempo de reír”

Tal vez te preguntes por qué querría evitarte la gente por el simple hecho de ser perfeccionista. Pues bien, piensa en el efecto que puede tener en los demás el que hables de lo mucho que esperas lograr. Así pues, procura ser menos negativo y egocéntrico, y verás como la gente se siente mucho más a gusto contigo.

“Hemos de saber anticiparnos a encontrar lo cómico que haya en nosotros. Así podremos evitar que otros se burlen de nuestra escasa perfección”.
Noel Clarasó (1899-1985) Escritor español.

 

Anuncios

Un comentario en “Realmente perfecto!

  1. Reblogueó esto en y comentado:
    El perfeccionismo puede llevarte a procrastinar. Una muy interesante lectura, totalmente recomendada.

    Un último pensamiento: “Hemos de saber anticiparnos a encontrar lo cómico que haya en nosotros. Así podremos evitar que otros se burlen de nuestra escasa perfección”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s