Convivencia

“Aprender a tolerar las rarezas de un desconocido nos enseña […] a ser flexibles y adaptables —afirmó la revista U.S.News & World Report—. Pero el proceso de aprendizaje es a menudo desagradable.” Es posible que quienes hayan pasado por tal experiencia concuerden con estas palabras.

Muchos universitarios comparten vivienda a fin de reducir el alto costo de los estudios, y otros jóvenes lo hacen porque quieren independizarse de sus padres.

Aun así, la convivencia resulta a veces muy difícil, sobre todo si se vive con una persona a la que en un principio apenas se conoce. Respecto al mundo estudiantil, U.S. News & World Report hizo la siguiente observación: “A pesar de que muchas residencias universitarias tratan de asignar personas compatibles a un mismo cuarto, suelen surgir discrepancias”. De hecho, se sabe de casos en que dichas discrepancias han culminado en actos violentos. Ya hay páginas en Internet en las que se permite a los estudiantes desahogarse de sus “interminables” problemas de convivencia. ¿Por qué cuesta tanto a veces llevarse bien con el compañero de vivienda?

hand-427509_640

No cabe duda de que la perspectiva de vivir con alguien con el que quizá se tiene poco o nada en común puede ser suficiente causa de preocupación. Si bien es cierto que aunque se tengan numerosas cosas en común y muchos temas de los que hablar, aún es posible que surjan roces.

A veces la diferencia de antecedentes también produce tensión. Al abandonar la seguridad del seno familiar, tal vez te resulte chocante descubrir que la gente ve las cosas de forma totalmente distinta a como tú las ves.

Es innegable la influencia de la buena o mala educación que se recibe de los padres. En ocasiones, las costumbres difieren muchísimo. Hay quien le gusta tener toda su ropa colgada en el armario y quien le encanta dejarla tirada.

Imagina si convives con una persona que tenga su habitación como una pocilga. También  compañeros que no recogen la mesa después de comer o que dejan los platos sucios en el fregadero durante dos o tres días. Así es, en lo que respecta a las labores del hogar, algunas personas reflejan una actitud que difiere de la nuestra.

Por otro lado, compartir vivienda con un fanático de la limpieza tampoco es muy divertido. Es posible que también haya divergencias en la importancia que se concede a la higiene personal. Por ejemplo si tu compañero se levanta en el último minuto, corre al lavabo, se moja un poco el pelo y así sale.

La diferencia de antecedentes y personalidad se refleja asimismo en la elección del esparcimiento. Aunque tener gustos dispares puede resultar enriquecedor si los compañeros se respetan mutuamente y aprovechan la oportunidad para ampliar sus horizontes, muy a menudo es causa de desavenencias. Puede que te guste la música latina, pero tu compañero siempre la está criticando.

El uso del teléfono suele ser una de las principales causas de discordia.  Tu te acuestas temprano, pero tu compañero se queda levantado hasta tarde hablando por teléfono. Con el tiempo, eso acaba molestándote. Piensa si a veces, tu compañera recibe llamadas de amigos a las tres o cuatro de la madrugada. Y si ella no está, te tienes que levantar para contestar. ¿Cómo solucionar el problema?

Sin embargo, no todos pueden permitirse el lujo de tener su propio teléfono, así que no les queda más remedio que compartirlo, lo cual quizá dé lugar a situaciones muy tensas.

Todo el mundo necesita tiempo para estar solo. A veces te dan ganas de tirarte de la cama sin hacer absolutamente nada. Sin embargo, no es fácil hallar momentos de soledad cuando se vive con alguien. Gusta tener tu propio espacio. Así que  lo más difícil es  la falta de privacidad. Si tenéis un mismo horario, por lo que casi nunca estarás a solas.

africa-1170111_640

Por tanto, debe ser frustrante querer leer, estudiar o meditar, y que resulte difícil o imposible hacerlo porque hay otra persona cerca.

Aunque es difícil llevarse bien con el compañero de vivienda, miles de jóvenes lo han logrado.

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.”King

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s