Perseverantes

La perseverancia es una cualidad que escasea en nuestros tiempos. Muchas personas creen que el triunfo tiene que ver más con estar en el lugar debido en el momento apropiado que con la perseverancia. ¿Quién puede culparlas de ello? Los medios de comunicación están llenos de frases publicitarias cuyo mensaje subliminal es que, con el mínimo esfuerzo y solo un poco más de dinero, puede conseguirse casi todo lo que se desea. En los periódicos no dejan de aparecer historias de triunfos repentinos y de jóvenes empresarios prodigios que ganan millones de dólares poco después de graduarse.

Perseverar significa “mantenerse firme o constante en la realización o continuación de una cosa”. Implica proseguir con decisión ante la adversidad, ser tenaz, no darse por vencido.

Un aspecto importante de la perseverancia es hacer frente a los reveses que inevitablemente se sufrirán, y estos se nos presentan a todos, a mi sin ir más lejos. En lugar de rendirnos cuando se  nos presenta una dificultad o tenemos un fracaso, quien persevera ‘se levanta’, sigue adelante y lo intenta de nuevo.

girl-1064659_640

No obstante, muchas personas no están preparadas para afrontar las dificultades y los fracasos que pudieran surgir. Como nunca han desarrollado el deseo de perseverar, se dan por vencidas fácilmente. Es lamentable que se reaccione así.

Por supuesto, no siempre es fácil volver a empezar tras un revés. En ocasiones nos topamos con obstáculos que tal vez parezcan resistir todos nuestros intentos de superarlos. En lugar de acercarnos a la realización de nuestros objetivos, parece que nos alejáramos de estos más y más. Puede que nos sintamos abrumados e incapaces de continuar, y que nos desalentemos y hasta deprimamos

El primer paso para perseverar en el camino elegido es fijarse objetivos asequibles y que merezcan la pena.  Es prudente reevaluar de vez en cuando nuestras estrategias en la vida y preguntarnos adónde nos dirigimos y si hemos de hacer algunos cambios. Es de capital importancia tener muy claro qué deseamos lograr y por qué. Nos sentiremos menos dispuestos a renunciar si no perdemos de vista nuestro destino final.

Una vez identificados los objetivos, el siguiente paso es analizar cómo proceder para alcanzarlos. Comprender con claridad todos los pasos necesarios que hemos de dar para lograr lo que queremos nos ayudará a mantenernos concentrados. También nos hará más fácil volver a empezar si sufrimos un revés. Por tanto, cuando suframos contratiempos, hagamos lo posible por verlos de manera positiva y como una experiencia instructiva. Analicemos la situación, percibamos qué hicimos mal y corrijamos el error o remediemos el fallo. Es una ayuda hablar con otros. Lógicamente, con cada esfuerzo nos hacemos más expertos y hábiles, lo cual a la larga contribuye a que triunfemos.

turtle-1367827_640

Un tercer aspecto esencial de la perseverancia es la acción regular. Ilustra bien este punto la conocida fábula de Esopo sobre la liebre y la tortuga. Esta ganó la carrera aún siendo mucho más lenta que la liebre. ¿Por qué? Porque fue constante y disciplinada. No se dio por vencida, sino que escogió con realismo una velocidad adecuada para ella y la mantuvo hasta que cruzó la línea de meta. En vista de que la persona constante y organizada hace progresos continuos, conserva la motivación, por lo que es menos probable que abandone o que quede fuera de la carrera. En efecto, ‘corramos de tal modo’ que podamos alcanzar la meta.

Por supuesto, para que la perseverancia sea útil, los objetivos han de merecer la pena. .

 Es verdad que poner en práctica lo que aprendemos puede constituir una empresa difícil. Quizás tengamos que hacer cambios en nuestro modo de pensar y nuestros hábitos.

“En la pugna entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo…, no porque sea más fuerte, sino porque persevera…” H.Jackson Brown

Anuncios

9 comentarios en “Perseverantes

  1. Estoy de acuerdo, aunque también hay que saber cuándo retirarse. A veces una retirada a tiempo también es una victoria. Luego puedes volver a intentarlo, o buscar nuevas fronteras. En algunas ocasiones nos obcecamos con un futuro que no es nuestro, mientras perdemos otras oportunidades.

    Me gusta

  2. Total y absolutamente de acuerdo con lo expones. Una persona puede tener talento, pero si no lo moldea y si ante el primer fracaso, se da por vencida y no persevera, nunca alcanzará sus metas. Metas, que por lo demás, deben estar en concordancia con sus dones. Perseverancia, esfuerzo, dedicación y conocerse a sí mismo, van de la mano.
    Saludos, un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s