Volvemos en 7 minutos…

Un niño contempla fascinado la pantalla del televisor sin perder detalle del persuasivo mensaje comercial que promete: “Con este traje deportivo, su hijo se verá como un auténtico atleta e impresionará a sus amigos. ¡Cómpreselo!”. El niño corre hacia su padre mientras tararea la melodía pegadiza que acaba de escuchar y pregunta: “Papi, ¿me lo vas a comprar?”.

 ¿A qué se debe que los niños pidan los artículos que se anuncian? Como otros los tienen, ellos también los quieren. Desean mantener su posición dentro del grupo de amigos.  Cuando los hijos suplican, lloran y se enfurruñan para que les compren cierto artículo, muchos padres ceden y se lo compran.

¿Por qué resulta tan engañosa la publicidad dirigida al sector infantil? La psicóloga Jolanta Wąs señala que el mensaje publicitario “no se centra en el precio, la calidad o la utilidad del producto”, sino que está pensado para “lograr una implicación emocional”. Y añade: “Los más pequeños no analizan la historia que se cuenta en un anuncio. […] No comparan la información que reciben con lo que ya saben del mundo que los rodea”. Además, aunque intenten hacerlo, es probable que no sepan lo suficiente como para decidir cuál es el verdadero valor de lo que se les ofrece.

auto-1850953_640

¿De qué maneras puede proteger usted a su hijo de esa influencia engañosa? En primer lugar, debe dedicarle tiempo al niño y explicarle una y otra vez que la valía de una persona no se mide por la marca de zapatos o de ropa que usa. Enséñele que puede ser feliz aunque no tenga lo último en juguetes. En segundo lugar, los propios padres deben estar al tanto de cómo los anuncios pueden influir en el niño. La clave está en no permitir que la publicidad nos dicte qué es lo bueno para nuestro hijo.

De seguro usted concuerda en que muchos anuncios apelan al deseo de los ojos y logran que tanto jóvenes como mayores hagan exhibición ostentosa de su medio de vida.

Las personas que con regularidad dedican tiempo a hablar con sus hijos de temas edificantes pueden inculcar en ellos principios y buenos valores. Entonces, los niños no se dejarán manipular tan fácilmente por la publicidad engañosa de este mundo, cuyo objetivo es que presionen a sus padres para que les compren cosas.

”La publicidad se basa en la observación de que un sujeto es en realidad dos: el que es y el que le gustaría ser”, William A. Feather.

Anuncios

2 comentarios en “Volvemos en 7 minutos…

  1. Viendo menos la tele! Hay niños que viven pegados a ella de forma insana. Tomando más contacto con la naturaleza, saliendo de casa llueve, nieve, o caliente el sol… Creo que la sociedad se está volviendo un poco gilipollas por la sobre información. Todo está estudiado, es puro marketing. Nos comen la cabeza a todos sin darnos apenas cuenta. El botón de encendido es nuestro… solo hay que saber desapegarse ! Buen fin de semana!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s