Con carácter

EL PROBLEMA

“Le grité a mi hermana y abrí la puerta de la habitación con tanta fuerza que golpeó la pared y la dejó marcada. Esa marca era un recordatorio constante de que me había comportado como una niña.” 

“Le grité a mi padre: ‘¡Qué mal padre eres!’ y le cerré la puerta en las narices. Pero antes de que se cerrara la puerta, alcancé a ver su cara de dolor y me sentí supermal. ¡Cómo hubiera querido volver atrás en el tiempo y haberme mordido la lengua!” 

¿Alguna vez te ha pasado algo parecido? Entonces, este escrito es para ti.

LO QUE DEBES SABER

El que pierde el control pierde su reputación. Quizás pienses que los demás tienen que aguantarme como eres pero piensa cuando observas a personas que no saben gestionar su carácter, ‘¡Qué ridículos se ven!’. Entonces, de golpe, te das cuenta de que así es como te estaba viendo la gente.”

Es como estar huyendo de un volcán en erupción. Las personas huyen de quienes tienen mal carácter igual que huirían de un volcán en erupción

Si no controlas tu carácter, la gente huirá de ti. Cuando pierdes la calma, pierdes la dignidad y el respeto de los demás. El mal genio no te hace más interesante. Al contrario, ahuyenta a la gente.

emoticon-1659234_640

Se puede mejorar. Aunque no siempre podrás evitar sentirte mal,  sí puedes decidir cómo vas a responder. No tienes por qué explotar.

Ponte metas. No digas: “Es que yo soy así”. Esfuérzate por mejorar y date un tiempo para lograrlo. Empieza por seis meses, por ejemplo. Y no olvides anotar tus progresos. Cada vez que te enojes, apunta: 1) qué fue lo que ha ocurrido, 2) cómo has reaccionado, 3) cuál hubiera sido una mejor reacción y por qué. Entonces intenta recordar tus notas la próxima vez que te enojes. Sugerencia: anota también las veces en que logres controlarte y escribe cómo te sentiste.

Cuenta hasta diez. Cuando algo o alguien te moleste, no digas lo primero que se te ocurra. Detente y respira hondo. Respirar profundo te da tiempo de pensar antes de decir o hacer algo de lo que después puedas arrepentirte.

Mira los dos lados de la moneda. Puede que en ocasiones te enfades porque solo ves un lado del asunto: el que te afecta a ti. Trata de ver el otro lado del problema. Aléjate del fuego.  A veces, lo mejor es alejarse cuando las cosas se empiezan a poner feas. Pero luego no te quedes pensando en el problema, pues te vas a enojar más. Mejor ponte a hacer algo.

 ¿No sería mejor actuar con madurez y olvidar el asunto?” Si lo haces, no dejarás que tu enojo te controle a ti; tú serás el que lo controle.

“El afán de perfección hace a algunas personas totalmente insoportables.”
Pearl S. Buck

 

Anuncios

9 comentarios en “Con carácter

  1. Buenas tardes Rafael,

    Antes que nada quería agradecerte los innumerables ratos que me has regalado leyendo las reflexiones que en mi blog comparto con todas las personas, que como tú, deciden obsequiarme con un rato de su preciado tiempo .. ¡Muchas gracias!

    En relación a tu post, agradecerte también que compartas estas líneas llenas de sentimiento y enseñanza que nos ayudan a procurar seguir mejorando y creciendo día a día.

    Que importante es aprender a interpretar las cosas que nos ocurren y no dejarnos llevar por el “pronto” de nuestra parte “irracional”.

    La vida es un libro lleno de páginas interesantes que cada día nos enseña que tenemos esta gran oportunidad de ser lo que realmente nos propongamos … grandes o no tan grandes.

    Un saludo, y gracias por sumar y aportar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s