Lenguaje vulgar

¿Por qué suele verse normal que los adultos usen lenguaje vulgar, pero resulta escandaloso en boca de los jóvenes? ¿Acaso es la edad lo que determina si está bien o mal? En vista de que mucha gente emplea lenguaje obsceno y que al parecer existe una norma diferente para jóvenes y mayores—, es razonable que te preguntes: “¿Qué hay de malo en decir palabrotas?”.

No cabe duda de que estamos hablando de algo muy común. De hecho, algunos jóvenes aseguran que si les dieran una moneda por cada palabrota que oyen en la escuela, se harían ricos.

¿Te rodea la gente vulgar? ¿Tienes la costumbre de decir groserías? En tal caso, detente un momento y piensa en las razones que te llevan a hablar así. Cuando lo tengas claro, te resultará más fácil deshacerte de este mal hábito.

excavators-1680635_640

¿Por qué quitarte esta costumbre? ¿Será tan malo decir palabrotas? Reflexiona sobre lo siguiente.

Ten en cuenta que lo que dices no solo refleja la clase de persona que te gustaría ser, sino la clase de persona que ya eres. Y si eres mal hablado sencillamente porque lo son los demás, estás dando a entender que no tienes una personalidad formada y que te dejas arrastrar por la muchedumbre.

Pero eso no es todo. El lingüista James V. O’Connor menciona: “Quienes dicen groserías normalmente son desagradables, críticos, cínicos, iracundos, conflictivos y quejumbrosos”. Por ejemplo, los que maldicen siempre que algo les sale mal demuestran que creen que todo debería irles bien; es como si no pudieran aceptar los fracasos. Por otro lado, los que no emplean obscenidades suelen ser personas calmadas  y maduras que saben hacer frente a los inconvenientes diarios”. Entonces, ¿qué tipo de persona prefieres ser tú?

Las palabrotas arruinan tu reputación. Como a la mayoría de los jóvenes, a ti también te preocupa la apariencia porque quieres dar una buena impresión. Pero ¿sabías que tu forma de hablar puede impresionar mucho más que tu forma de vestir? La realidad es que el modo de hablar puede influir en: quién te elegirá como amigo, si te contratarán para un trabajo en particular, lo mucho o lo poco que te respetarán los demás.

Así es: a menudo la primera impresión que causamos con nuestra apariencia puede desvanecerse en cuanto abrimos la boca. Las palabrotas demuestran falta de respeto.

Como ves, hay razones de peso para dejar de decir palabrotas. Ahora bien, si ya se ha convertido en una costumbre muy arraigada, ¿cómo puedes vencerla?

Primero: Debes ver la importancia de cambiar. Seguramente no dejarás de decir groserías si no entiendes por qué te conviene hacerlo. Segundo: Averigua por qué razón dices palabrotas.

white-male-1834101_640

¿Y tú? Si comprendes por qué lo haces, sabrás cómo solucionar el problema. Por ejemplo, si resulta que te dejas llevar por los demás, tienes que aprender a confiar más en tus puntos fuertes. Sentirte bien contigo mismo es muy importante en tu desarrollo como persona, y también te ayudará a librarte de este hábito.

Tercero: Busca otras maneras de expresarte. No es cuestión simplemente de morderse la lengua; superar este mal hábito implica ponerse una nueva personalidad.  Así aumentarán tu autodominio y tu autoestima, y te ganarás el respeto de los demás.

“Educar es adiestrar al hombre para hacer un buen uso de su vida, para vivir bien; lo cual quiere decir que es adiestrarse para su propia felicidad.” Antonio Maura

Anuncios

10 comentarios en “Lenguaje vulgar

  1. Buenas noches
    Por mi parte no estoy en desacuerdo con el lenguaje grueso o grosero cuando éste se utiliza en instancias que los a meritan y donde ningún sinónimo tendría el peso del mismo…En ejemplo, si yo considero que alguna persona es “pelotuda” (usado en mi país al menos ), no diré que es tonta, pues no alcanza a satisfacer la contundencia que busco.
    Ahora bien , el lenguaje vulgar permanente habla de una sociedad que no se cultiva, porque cuando una persona lee, se informa, cuestiona inevitablemente amplía su léxico, que no se ausenta frente a una disputa, al contrario ofrece las posibilidades de debatir o bien discutir desde el decir que fundamenta, pudiendo explicar lo mismo una y otra vez sin hacer uso de un vocabulario prosaico que lejos de aclarar complica y en la mayor parte de las veces hiere, confunde y aparta a personas que tal vez no tenían intensión de romper un vínculo.
    Tiene su grandes ventajas hacer uso de todo el espinel discursivo, puesto que en su trayecto se puede analizar y tomar atajos en función de poder entendernos.

    Me gusta

  2. Yo creo que al final es una cuestión de contexto. En líneas generales es deseable utilizar un lenguaje adecuado en sociedad, por una cuestión de respeto, educación, etc. Incluso con aquella gente que nos hable mal en un momento determinado.

    Sin embargo el destierro absoluto de toda la parte del vocabulario que sirve para imprecar y manifestar-exteriorizar disconformidad, agresividad y sentimientos negativos, es al final una forma de represión individual y social, que solo sirve para almacenar esa energía negativa, que solo acabará generando un estallido en el futuro, en unas condiciones mucho menos deseables. Entre una sociedad mal educada y la sociedad de la hipocresía de lo “políticamente correcto” hay muchos grises. En el equilibrio está la virtud. Y si se utiliza el lenguaje vulgar de forma inapropiada siempre se puede reconocer el desliz y pedir disculpas sinceras.

    Por eso personalmente abogo porque se puedan utilizar palabrotas y lenguaje obsceno en determinados contextos de amigos o familiares (siempre teniendo en cuenta la presencia de niños, porque hay que educarlos y al ser tan pequeños no pueden discernir la distinción que estoy poniendo sobre la mesa) como forma de humor negro, por ejemplo, o para manifestar sentimientos negativos de forma primaria con los más allegados, pudiendo así rebajar la presión que los filtros sociales nos imponen (i.e. desahogarse).

    ¿Qué opinas?

    Me gusta

  3. ¡En ocasiones hay que gritar e insultar! ¡O eso o morderse la lengua y dejar que te tomen por imbécil?!
    ¿Qué quieres que te diga?
    ¡Me molesta que se piensen que soy imbécil! ¡Pero más me molesta que me traten como si lo fuera!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s