La vida sigue igual

“Phil, la marmota más famosa del mundo, prevé que el invierno meteorológico seguirá vivo seis semanas más, por lo menos en el pequeño pueblo de Punxsutawney (Pensilvania, Estados Unidos) donde se celebra la tradicional y ya mundialmente conocida fiesta del Día de la Marmota. La anecdótica predicción meteorológica ha sido dada a conocer poco después de las 13:00 horas (hora en España) por los organizadores de este festejo, como consecuencia de la reacción de la marmota después de salir por primera vez de su madriguera.” del diario La Vanguardia.

Pero seguramente todos recordaréis la película  de 1993 en la que, el hombre del tiempo de una cadena de televisión, va un año más a Punxstawnwey, a cubrir la información del festival del Día de la Marmota. En el viaje de regreso,  el y su equipo se ven sorprendidos por una tormenta que los obliga a regresar a la pequeña ciudad. A la mañana siguiente, al despertarse, comprueba atónito que comienza otra vez el Día de la Marmota.

Pues bien hoy me siento el hombre del tiempo, pero en este caso no tiene nada que ver con el tiempo meteorológico ya que hace un día soleado, pero si con sus circunstancias en la película, los días se siguen repitiendo una y otra vez o es lo que a mi me parece desde mi butaca de primera fila en mi terraza.

IMG_20170312_095449.jpg

Incluso a veces tomo nota de lo que sucede delante de mis ojos, por ejemplo, por la mañana, cuando llega el autobús que nos enlaza con Barcelona, veo a una señora que siempre llega 55 minutos antes de la hora, ¿para qué tan temprano…?, pues según veo, porque siempre quiere ocupar uno de los cuatros asientos delanteros, seguramente quizás no sabría viajar en otro que no fuera ese, también sigo viendo llegar al resto de pasajeros casi en el mismo orden todos los días, incluso a una chica rubia, que quizás llevada por esa emoción “del último segundo”, siempre llega cuando el autobús está a punto de marchar, pero que nunca lo pierde, posiblemente sabe que el conductor es fumador y aprovecha hasta lo último el cigarrillo.

También veo, en los comercios de delante de casa, el orden en que van abriendo, siempre en el mismo orden, el farmacéutico con sus problemas de la persiana, la tienda china de modas donde cada día descargan furgonetas llenas, y me pregunto…¿tanto venden…?, si apenas entra gente, pero en fin, eso es otro tema.

Al lado, una asesoría inmobiliaria, que con la crisis del sector, posiblemente al delegado no le queda otra que “asesorar” a su secretaria, y seguramente se “asesoran” juntos porque cuando ponen el cartel -VOLVEMOS EN 5 MINUTOS-, normalmente tardan media hora y no se si tendrán una puerta trasera porque por la de delante no salen, en fin que no hay nada nuevo bajo el sol, sino que todo sucede cada día igual o casi igual, o exactamente igual, y pensaréis que soy una alcahueta, no ni mucho menos, solo que me llama la atención que los días y su actividad sean tan iguales y si eso le añades que tengo muchas horas libres, ahora mas o menos sobre veinticuatro cada día, pues está todo dicho.

En definitiva las rutinas no nos dejan vivir la vida.

Y os tengo que dejar que es la hora en que una vecina de al lado sale a vigilar que hago, ¡¡¡SERÁ CURIOSA…!!!

Anuncios

4 comentarios en “La vida sigue igual

  1. Más bien es la vivida imagen de una existencia mecanizada al compás del efímero tiempo donde el autómata sólo piensa en el día siguiente, que será igual a tantos otros – bien sea del pasado, presente u futuro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s