Vanidad…?

“LA VANIDAD es la arena movediza de la razón”, escribió una novelista francesa. Lo cierto es que la razón ha tenido muy poco que ver con muchas de las cosas que se han hecho por vanidad a lo largo de los siglos. Por ejemplo, con tal de tener la cintura más delgada posible, las mujeres del siglo XIX se ceñían el corsé hasta el punto de casi no poder respirar. Se dice que algunas lograron cinturas de tan solo 32,5 centímetros. Hubo mujeres que se lo apretaron tanto que las costillas se les hundieron en el hígado, lo que les causó la muerte.

Aunque felizmente aquella moda caprichosa pasó, la vanidad que la causó se manifiesta hoy día tanto como entonces. Hombres y mujeres siguen sometiéndose a procedimientos complicados y hasta peligrosos con tal de modificar su apariencia natural. Por ejemplo, los establecimientos de tatuajes y perforaciones corporales, que antes solo frecuentaban los elementos marginales de la sociedad, hoy proliferan en los centros comerciales y en zonas residenciales. De hecho, en un año reciente, el tatuaje ocupó el sexto lugar entre los negocios minoristas de más rápido crecimiento de Estados Unidos.

girl-287138_640

También están ganando terreno formas más radicales de decoración corporal, sobre todo entre los jóvenes. Cada día es más popular hacerse orificios por todo el cuerpo: en los pezones y las tetillas, la nariz, la lengua e incluso los genitales. Para un grupo más reducido de personas, tal abundancia de perforaciones ha llegado a ser demasiado aburrida y están probando formas de adorno más extremas, como marcarse con metal candente, la escarificación y el grabado corporal, que consiste en introducir objetos debajo de la piel para producir hoyos y relieves extravagantes.

Sobre todo respeto para quienes opten por hacerlo o no hacerlo, simplemente certificar una línea actual.

Despertar.

Anuncios

2 comentarios en “Vanidad…?

  1. Tanto antiguamente cómo hoy en día , éstas modificaciones y adornos en los cuerpos responden a la identificación con el “especialismo” tanto individual (algo que me diferencia de los otros), cómo grupal (algo que nos diferencia del borreguismo de la mayoría) ; en cualquier caso , el especialismo vigente hoy tanto cómo antaño, mueve a toda la sociedad y se manifiesta en todos los ámbitos culturales, por ejemplo: la marca de una camisa o de un coche nos encasilla en un grupo social de mucha o poca envergadura económica.
    Me llama mucho la atención que algunos jóvenes, en contra de éste especialísimo que mueve el mundo occidental (sobre todo en el caso de las mujeres) se rapen la cabeza o vistan de modo descuidado, para indicar o experimentar en sí mismos la desidentificación con el especialísimo. Lo curioso de esto es que su acción los vuelve a introducir en un grupo especial “los desindentificados” . Supongo que son las cosas derivadas de vivir identificado en un cuerpo, que tienes que ir marcando los límites de tu identificación.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s