Como dice…?

Los idiomas reflejan el carácter social del género humano. Así, cuando se produce un contacto entre dos culturas, un suceso corriente, sus idiomas conservan indicios de tal contacto durante generaciones.

Por ejemplo, la multitud de términos originarios del árabe que tiene el español, al que puede considerarse una versión modificada del latín, constituye un recuerdo de los ocho siglos de dominio musulmán sobre el territorio que hoy es España. También puede rastrearse la influencia del griego, el francés, el inglés y otros idiomas. Además, la variedad que se habla en América conserva rastros de los antiguos habitantes del continente. Posee, por ejemplo, muchas palabras del náhuatl, el idioma de los aztecas de Centroamérica.

Igual que la lengua materna relaciona a un individuo con una determinada nación y hasta con una región, su habla puede relacionarlo con un grupo de personas, ya sea profesional, laboral, cultural o deportivo, o incluso con organizaciones criminales. La lista prácticamente no tiene fin. A estas variedades especiales las denominan los lingüistas jerga, argot o, en ocasiones, incluso dialectos.

Ahora bien, cuando entre unas naciones o unos grupos étnicos o culturales existe animosidad, los idiomas dejan de servir de puente y se convierten en una barrera que contribuye a la división entre la gente.

questions-2132217_640

La comunicación es compleja. Por un lado, la tendencia moderna es derribar las barreras lingüísticas, principalmente debido a la influencia de los medios de comunicación. Según la Encyclopædia Britannica, 1 de cada 7 personas tiene el inglés como primer o segundo idioma, lo que lo convierte en la lengua franca más hablada en el mundo. Su uso ha permitido una comunicación más amplia y el intercambio de información útil.

Por otro lado, las barreras lingüísticas han propiciado la división, el odio y la guerra. The World Book Encyclopedia dice: “Si todo el mundo hablara el mismo idioma, […] aumentaría la buena voluntad entre las naciones”. Por supuesto, esa buena voluntad exigiría un cambio mucho más profundo que el simple empleo de una lengua franca.

Anuncios

5 comentarios en “Como dice…?

  1. Aunque una lengua franca es perfecta, aprender otros idiomas amplia horizontes, te sumerge en otras culturas de modos que la lengua única no permite, te hace sentir la alegría de poder comunicarte aunque sea de modo imperfecto con estas otras culturas, entendiendo su visión de la vida de otra manera… Aunque claro, uno debe tener facilidad lingüística para ello, y no todo el mundo lo consigue. Sin embargo, mi experiencia multilingüe es motivo de alegría para mí, y en mi opinión, va más allá de conformarse con una sola lengua dominante.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Hablando específicamente de la dificultad de comunicarse cuando se hablan diferentes idiomas:

    Cuando era pequeña pensaba mucho en la historia de la Torre de Babel y no lograba concebir por qué un dios que se jacta de ser amoroso no pudo encontrar una forma menos desunificadora de solucionar el problema de la torre. Ahora pienso en los idiomas que hablo y lo divertido que ha sido toparme con algunos “shock culturales”. No digo que ese dios, de existir, nos haya hecho un favor.

    Lo que realmente me parece triste es que seamos incapaces de ver la belleza en las diferencias. La diversidad, incluso con sus pequeños inconvenientes, siempre es hermosa.

    En fin, también creo que esa buena voluntad exige un cambio mucho más profundo que el simple empleo de una (misma) lengua; así nomas, no importaría que fuera franca, latina o mandarín.

    Me gusta

  3. Gracias por la entrada. Me temo que la buena voluntad poco tiene que ver con una lengua franca. El chino no ha impedido que se dieran tortas entre los distintos clanes. El latín no impidió la gran cantidad de guerras civiles que tuvo el imperio romano ni que fueran invadidos por “bárbaros” que tenían el latín con referente. El árabe tampoco ha evitado las oleadas internas y externas que hicieron temblar medio planeta. Qué decir del español que no evitó que implosionara el imperio en favor de unos sujetos materialistas, ladrones y pretenciosos que parieron al que llaman al nuevo imperio.

    La buena voluntad tiene caminos que poco o nada tiene que ver con una lengua franca. Si vemos que los verdaderos imperios eran tolerantes, dentro de sus contradicciones, puede que sea el factor a asociar. Tolerancia y buena voluntad.

    Vamos, es mi punto de vista que puede ser errónea.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s