Calentita

Se dice que el rey Fernando I (1751–1825) se disfrazaba de plebeyo para visitar a escondidas un barrio pobre de Nápoles. ¿Y por qué lo hacía en secreto? Según cuenta una historia, se moría por hincarle el diente a un manjar que, por orden de la reina, estaba prohibido en la corte: la pizza.

Si el rey Fernando viviera, ya no tendría que esconderse para saciar su antojo. En la actualidad hay unas treinta mil pizzerías en Italia, que preparan un promedio anual de 45 pizzas por habitante.

pizza-oven-1344719_640

La pizza pudo haberse originado allá por el año 1720 en la ciudad de Nápoles. En aquel tiempo era una “comida rápida” principalmente para pobres, que se vendía y consumía al aire libre. Los vendedores recorrían las calles anunciando a voz en cuello su delicioso manjar. Para mantener las pizzas calientes, las llevaban en un scudo, un tipo de recipiente de cobre que ellos mismos cargaban sobre la cabeza.

Con el tiempo, Fernando I dejó de ocultar a la corte su pasión por la pizza. Pronto, la delicia callejera adquirió tanto éxito que hasta miembros de la alta sociedad y de la nobleza se hicieron clientes de las pizzerías. Incluso Fernando II (nieto de Fernando I) mandó construir en 1832 un horno de leña en los jardines del palacio de Capodimonte para complacer a sus distinguidos invitados.

La pizza es muy popular, especialmente entre los jóvenes, pero cabe decir que su valor nutritivo depende de que sus ingredientes sean saludables, es decir, que contengan cantidades equilibradas de carbohidratos, proteínas y calorías, y muchas vitaminas, minerales y aminoácidos. Por ejemplo, se recomienda usar aceite de oliva, el cual aumenta los niveles de HDL, conocido como “el colesterol bueno que ayuda a limpiar las arterias”.

Además, si la pizza se hornea bien, es raro que cause problemas digestivos. Esto se debe en parte a que, durante el proceso de amasado y fermentación, los carbohidratos de la harina absorben suficiente humedad. Al mismo tiempo, su contenido de carbohidratos complejos produce una sensación de saciedad que, por lo general, impide que hasta los fanáticos de la pizza coman más de la cuenta.

La próxima vez que se dé el gusto de saborear una pizza, recuerde sus humildes orígenes y alégrese de que el rey Fernando I se atreviera a revelar su exquisita pasión.

pizza-1317699_640

▪ Lo mejor es cocer la pizza en horno de leña, pues el humo que este despide le añade un aroma especial, y la ligera capa de ceniza que se adhiere a la base le da un delicioso sabor.

▪ La pizza circular más grande del mundo se elaboró en 1990. Medía más de 37 metros (122 pies) de diámetro y pesaba más de 12 toneladas.

▪ La antigua costumbre de lanzar la masa al aire y darle vueltas no se practica solo para entretener al público. La fuerza centrífuga que se genera la aplana como un disco y le deja las orillas levantadas: la base perfecta para una pizza.

(Datos de la revista ¡Despertad!)

Anuncios

11 comentarios en “Calentita

  1. GENIAL!!! Con lo que me gusta la PIZZA y no sabía toda esta historia. Sobre todo la parte de que el Rey Fernando se mezclaba entre los plebeyos para poder ir a comerla. Yo tengo fascinación la historia de los Reyes Europeos. FANTASTICA NOTA!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s