¿Son las desgracias un castigo divino?

“Siento como si me estuvieran castigando”, dijo una mujer de cincuenta y tantos años cuando se le diagnosticó cáncer. Pensando en una falta que había cometido años atrás, comentó: “Creo que Dios se está cobrando mi pecado”.

MUCHOS piensan que sus problemas son un castigo divino por algún error del pasado. Abrumados por una mala racha, quizá se lamenten diciendo: “¿Por qué a mí? ¿Qué he hecho para merecer esto?”. Ahora bien, ¿indican nuestras desgracias que Dios está indignado con nosotros? ¿De veras serán un castigo del cielo?

No hay que echarle la culpa a Dios de todos nuestros problemas. Tendemos a tomar decisiones insensatas que nos producen desdicha. Supongamos que alguien deja de comer bien y de dormir lo suficiente por voluntad propia. Si se perjudica gravemente su salud, ¿debería culpar a Dios? No, pues esa persona estaría cosechando las amargas consecuencias de su imprudencia. A este respecto, Salomón declaró: “Hay gente insensata que arruina su vida”.

earthquake-1641753_640

Por otra parte, hay que reconocer que los golpes de la vida se deben muchas veces al “tiempo y el suceso imprevisto”. A manera de ilustración, imagine que un día cae un aguacero mientras usted está en la calle. Tal vez se moje un poco o quizá termine empapado; todo depende de dónde le sorprenda la lluvia. De igual modo, en estos “tiempos críticos, difíciles de manejar”, las condiciones desfavorables pueden convertirse de repente en un fuerte chubasco. La gravedad de los daños a menudo tendrá que ver con el momento y las circunstancias, factores que tal vez no puedan controlarse. ¿Significa esto, entonces, que siempre nos perseguirán los infortunios?

Anuncios

Un comentario en “¿Son las desgracias un castigo divino?

  1. La incertidumbre es una certeza absoluta y con ella todos los sucesos imprevisibles de los cuales la vida está llena, y entre ellos: las adversidades y problemas. Pero, en nuestra inmensa libertad, ¿qué es lo único que nos queda ante la certeza de que las cosas malas suceden y a todos nos pasan?

    Tal vez… ¿el libre albedrío de decidir cómo actuar y la manera en la cual nos tomamos estos acontecimientos adversos e imprevistos sea la mayor de las opciones que tenemos ante esta inmensidad que llamamos existencia?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s