Volvemos en cinco minutos

El caballo de Troya fue un artilugio con forma de enorme caballo de madera que se menciona en la historia de la guerra de Troya y que según este relato fue usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos. Durante la noche, los guerreros salieron del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, lo que provocó la caída definitiva de Troya. La fuente más antigua que menciona el caballo de Troya, aunque de manera breve, es la Odisea de Homero. Posteriormente otros autores ofrecieron relatos más amplios del mito, entre los que destaca la narración que recoge la Eneida de Virgilio.(Wikipedia)

Hoy nos han convertido a todos en Troyanos, nos han metido un caballo en casa, que le llamamos televisión, y en su interior se ocultan enemigos que nos atacan continuamente de una manera muy sutil.

Por ejemplo, si nos pidieran que cantáramos la canción del Cola-cao, todos podríamos hacerlo y ninguno de nosotros la hemos estudiado pero esos enemigos saben muy bien que “la repetición es la madre de la retención” y de manera contínua nos bombardea regalándonos los oídos con frases como “por que yo lo valgo”, etc.

children-403583_640

Desde dentro de este caballo imaginario nos crea un estado que nos hace caer en las redes del consumismo, de la violencia, hasta el grado que ya no nos afecta ver muertes violentas, violaciones y todas clases de desmanes, también nos incita a los juegos de azar, y ha conseguido que sea la única que hable mientras nos reunimos para comer.

Y nosotros que somos tan listos, le damos el mejor sitio en nuestro salón.

Incluso está demostrado que muchas personas lo primero que hacen al llegar a casa es conectar este “caballo”, aunque estén haciendo otras cosas, y lo hacen de una manera sistemática,

Y esto que de momento los enemigos no han salido de dentro, el día que salgan, será nuestro fin

Anuncios

4 comentarios en “Volvemos en cinco minutos

  1. Los conocimientos se fijan más, en tanto se les da una forma amena, pero si quien los adquiere no es capaz de percibir los riesgos que entraña su consumo sin control y sapiencia, queda a merced del interés ajeno y es invadido y conducido con la sutileza a rumbos inexplorados que al final lo atraparan para convertirlo en instrumento de su propia aversión.

    Le gusta a 1 persona

  2. En casa no estamos fuera, en ese fuera donde están los otros. Ya sabes que “los otros” es ese enemigo imaginario o arquetípico. En casa bajamos la guardia e introducimos dentro ese caballo.

    Muy buena comparación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s