Demasiado corta…?

Dice Despertar:

Helena está a punto de salir. Cuando sus padres la miran, no pueden creer lo que ven.

—No pensarás salir así, ¿no? —le dice escandalizado su padre.

—Sí, ¿por qué? —responde haciéndose la sorprendida—. Solo voy de compras con unas amigas.

—Con esa ropa, ni lo sueñes —le advierte su madre.

—Pero mamá —protesta Helena—, es lo que llevan todas… Además, es mi forma de expresarme.

—¡Pues no nos gusta lo que estás expresando! —le replica su padre—. Así que, o te cambias, o no sales a ningún lado.

ESTE tipo de batallas con los padres no son nada nuevo. De hecho, seguro que ellos tuvieron las mismas luchas con sus padres cuando tenían tu edad. Y puede que se hayan sentido tal como tú te sientes en estos momentos. Pero ahora ellos están del otro lado y no te permiten a ti ponerte la ropa que tanto te gusta, lo que genera un sinfín de peleas.

Tú: ¡Pero si es cómoda!

Ellos: Parece un trapo.

Tú: ¡Se ve súper!

Ellos: Sí, superajustada.

Tú: Está a mitad de precio.

Ellos: Pues claro…, ¡si le falta la mitad de la tela!

¿Habrá algún modo de dejar de pelear por cuestiones de ropa? Por supuesto que sí. Megan, de 23 años, sabe el secreto. “En vez de pelear, hay que llegar a un acuerdo”, dice ella. “¿Un acuerdo? —quizás pienses—. No tendré que vestirme como alguien de 40 años, ¿no?” ¡Para nada! Se trata de que hables con tus padres e intercambies ideas con ellos hasta encontrar alternativas que les gusten a todos. ¿Y en qué te beneficia esto a ti?

1. Te verás muy bien, y hasta tus amigos lo notarán.

2. Tus padres dejarán de criticar tu estilo.

3. Si ven que eres confiable en esto, puede que te den otras libertades.

Pues pongamos manos a la obra. Piensa en algo que hayas visto en Internet o en una tienda y que te mueras por tener. Antes de lanzarte a comprarlo, hay varios factores que debes considerar.

Ahora bien, arreglarse “con modestia” no quiere decir que tienes que ponerte ropa fea y sin gracia. Más bien, significa que tu vestimenta debe mostrar que te respetas y que no quieres incomodar a los demás

Es verdad que si te vistes de forma provocativa, atraerás por un momento muchas miradas. Sin embargo, es tu belleza interior la que conseguirá que te admiren por mucho más tiempo tanto adultos como jóvenes. Y es que hasta los adolescentes reconocen que los estilos exagerados no quedan bien.

Un detalle: Cuando te pruebes ropa frente al espejo, recuerda que hay prendas de vestirque, aunque parezcan modestas, dejan de serlo cuando te sientas o te agachas. Lo mejor es que le pidas a uno de tus padres o a otra persona madura que te dé su opinión.

Y no olvides que si estiras de arriba se levanta de abajo y viceversa.

4 comentarios en “Demasiado corta…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .