Tres preguntas

SUSAN empezó a hacerse preguntas sobre Dios a los siete años, cuando su amigo Al, de nueve, enfermó de polio y fue hospitalizado para ponerlo en un pulmón de acero. Ella relató su historia en el número del 6 de enero de 2013 del periódico The New York Times.

Después de visitar a su amigo en el hospital, Susan le preguntó a su mamá: “¿Por qué le hizo Dios esto a un niño?”.

Su mamá le contestó: “El sacerdote te dirá que Dios tiene sus razones, pero no sé cuáles puedan ser”.

Dos años más tarde, en 1954, se comenzó a usar la vacuna contra la poliomielitis, desarrollada por el doctor Jonas Salk. La mamá de Susan dijo que quizás Dios lo había ayudado en su investigación.

christ-898330_640

“Dios podría haber ayudado antes a los doctores —le contestó Susan—, y Al no estaría en un pulmón de acero.”

Susan resumió el relato de su infancia con las siguientes palabras: “[Mi amigo Al] murió ocho años más tarde, y para ese entonces yo ya era una atea convencida”.

Al igual que Susan, a muchas personas que han vivido una tragedia o han visto el sufrimiento de otros, les cuesta encontrar una respuesta lógica a sus preguntas sobre Dios. Algunos se vuelven ateos, y otros, aunque no niegan que Dios exista, no confían en él.

La religión no es algo desconocido para los ateos y escépticos. De hecho, lo que han observado en las religiones es precisamente lo que los ha llevado a alejarse de Dios. Sienten que la mayoría de las religiones no han sabido responder a las preguntas más importantes de la vida. ¿Qué preguntas? Pudiera sorprendernos, pero a menudo se trata de las mismas preguntas con las que luchan personas que afirman creer en Dios.

1 “¿POR QUÉ PERMITES EL SUFRIMIENTO?”

2 “¿POR QUÉ HAY TANTA HIPOCRESÍA EN LAS RELIGIONES?”

3 “¿POR QUÉ ESTAMOS AQUÍ?”

 

2 comentarios en “Tres preguntas

  1. Se puede creer o no, interpretar la Biblia de una forma o de otra. Lo que no es de recibo es que te digan lo que tienes que creer o incluso lo que puedes o no pensar y que su autoprotección sea, precisamente, que no puedas criticar o manifestarte en su contra aun cuando ves su hipocresía o mercantilismo. Cualquier religión que actúa así y se vale además de ir inculcando miedo y castigos eternos, a mi me parece una secta; Y yo en las sectas no creo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .