Culturas

Millones de personas emigran cada año, y muchas afrontan problemas serios. De repente viven rodeadas de gente cuyo idioma, cultura y forma de vestir son diferentes a los suyos, y por ello a menudo son objeto de burlas, como lo descubrió una joven llamada Noor. Ella y su familia emigraron de Jordania a Norteamérica. “La gente se reía de nosotros porque nuestra forma de vestir era diferente. Y desde luego, no entendíamos el humor americano.”

Una muchacha llamada Nadia relata un problema distinto: “Nací en Alemania. Como mis padres son italianos, yo hablaba alemán con acento italiano, y los niños de la escuela me llamaban ‘extranjera tonta’. Pero cuando voy a Italia, veo que hablo italiano con acento alemán. Por ello, siento que no tengo una verdadera identidad. Dondequiera que esté, soy extranjera”.

mothers-little-girl-1127092_640

¿A qué otros problemas se enfrentan los hijos de inmigrantes? ¿Y cómo pueden sacar el mejor partido a sus circunstancias

Incluso en el hogar, los hijos de inmigrantes pueden ver que surge una brecha cultural. ¿Cómo es posible? Los niños suelen adaptarse a una cultura nueva con más rapidez que los adultos. Por ejemplo, Ana tenía ocho años cuando llegó a Inglaterra con su familia. Ella cuenta: “Para mi hermano y para mí, adaptarnos a Londres fue algo casi automático. En cambio, para mamá y papá, que habían vivido tanto tiempo en la pequeña isla portuguesa de Madeira, fue muy difícil”. Voeun, que tenía tres años cuando sus padres camboyanos se mudaron a Australia, dice: “Mis papás no se han adaptado muy bien. De hecho, papá solía enfadarse porque yo no entendía su actitud ni su forma de pensar”.

Esta brecha cultural es comparable a un foso que separa a los hijos de sus padres. Si a esto se le añade una barrera idiomática, como si se construyera una muralla a lo largo del foso, la división familiar puede ser aún mayor. La barrera empieza a levantarse cuando los hijos aprenden el nuevo idioma con mayor rapidez que sus padres, y va aumentando cuando los niños comienzan a olvidar su lengua materna y la comunicación significativa se vuelve cada vez más difícil.

Si tu familia emigró cuando eras muy pequeño, quizás no comprendiste que tu lengua materna te podría ser útil más adelante, y por ello tal vez dejaste que se borrara de tu memoria.

No obstante, cuando seas un poco mayor, quizás empieces a comprender las ventajas de hablar bien tu lengua materna.

Si has olvidado hasta cierto grado tu primer idioma, no te desesperes. Puedes recuperarlo, pero primero tienes que ver con claridad las ventajas de hacerlo. ¿Cuáles son algunas de esas ventajas?

learn-2001847_640

¿Qué puedes hacer para recuperar la fluidez en el idioma de tus padres? Algunas familias han comprobado que si insisten en hablar en casa solo su lengua materna, los niños aprenden bien ambos idiomas. También sería bueno que les pidieras a tus padres ayuda para aprender a escribir el idioma.

No cabe duda de que si estás familiarizado con dos culturas y puedes hablar dos o más idiomas, tienes una auténtica ventaja. Tu conocimiento de las dos culturas aumenta tu capacidad para comprender los sentimientos de la gente

Anuncios

2 comentarios en “Culturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s