¿Cedemos…?

Usted quiere una cosa y su esposa quiere otra. ¿Qué puede hacer? Siendo realistas, tiene tres opciones:

  1. Insistir, insistir e insistir hasta salirse con la suya.

  2. Resignarse a que se haga lo que su esposa quiere.

  3. Llegar a un acuerdo.

“¿Llegar a un acuerdo? —tal vez piense—. ¡Imposible! Al final ninguno de los dos logra nada.”

Eso no tiene por qué ser cierto… si saben cómo hacer las cosas. Para ello, es necesario entender bien qué hace falta para ponerse de acuerdo.

Hay que trabajar en equipo. Antes de casarse, de seguro usted estaba acostumbrado a tomar decisiones solo. Sin embargo, eso ha cambiado y ahora tiene que pensar en lo que les conviene a ambos. ¿Le parece una desventaja? En realidad es lo contrario.

Hay que tener una mente abierta. “No tienes por qué coincidir en todo lo que diga o crea el otro, pero tienes que estar sinceramente abierto a considerar su punto de vista”, escribió el consejero matrimonial John M. Gottman. “Si te descubres de brazos cruzados y negando con la cabeza mientras tu pareja intenta discutir contigo un problema, la conversación nunca llegará a ninguna parte.”

Hay que estar dispuesto a sacrificarse. A nadie le gustaría estar casado con una persona que acostumbra a pensar: “O se hace a mi manera o a mi manera”. Todo sale mejor cuando ambos hacen sacrificios.

Comience bien. El tono con el que comienza una conversación es a menudo el tono con el que terminará. Si empieza con palabras bruscas, será muy difícil llegar a un acuerdo pacífico. Si ambos cultivan esas cualidades, será más fácil evitar las peleas y concentrarse en resolver los problemas.

Busque un terreno común. Si cada vez que intentan llegar a un acuerdo acaban peleando, tal vez se deba a que están demasiado concentrados en las diferencias que hay entre los dos. En vez de eso, trate de encontrar los puntos que tienen en común. Para ello, intente lo siguiente:

Cada uno haga una lista de dos columnas. En la primera anoten los aspectos en los que preferirían no ceder, y en la segunda, los aspectos en los que están dispuestos a hacerlo. Luego comparen sus listas. Quizás descubran que las diferencias no son tantas como creían. Si es así, no debería ser tan difícil llegar a un acuerdo. Pero aunque haya muchas diferencias, tener todos los puntos anotados les ayudará a ver con más claridad el asunto.

Busque soluciones junto con su esposa. Hay temas que son relativamente sencillos de resolver. Cuando sean más complicados, aprovechen para fortalecer su relación buscando ideas juntos. Tal vez terminen encontrando una que no se les hubiera ocurrido solos.

Esté dispuesto a cambiar de opinión. Cuando hay amor y respeto en el matrimonio, es más fácil que los dos estén dispuestos a tomar en cuenta el punto de vista del otro… ¡y hasta dejarse convencer!

(de la revista Despertar)

4 comentarios en “¿Cedemos…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .