Verdad verdadera

Un viejo adagio dice que “el amor es ciego”, y otro que “para cada roto hay un descosido” Nada más acertado. Todos conocemos a parejas extrañas que parecen no encajar bien con los demás, pero que a pesar de eso se mantienen juntos, y sobre todo felices. Por eso, a veces, es imposible no preguntarse si nuestra pareja ideal debe ser lo más parecida posible a nosotros o, por el contrario, el secreto está en la diversidad.

La verdad es que no hay muchas reglas en materia de amor, y lo que funciona para algunos, puede ser un fracaso para otros. En general y, presumiblemente equivocados, tenemos la idea de que cuanto más afín sea la pareja, mejor funcionará la relación. Tener una edad similar, la misma educación, el mismo estatus social e intereses similares parece ser lo ideal para una pareja estable. Charles Darwin, siendo más lógico que pasional, ponderó los pros y contras de casarse con una persona parecida a él, se casó con su prima Emma Wedgwood.

El problema de todo es que los pasionales, cuando nos enamoramos, lo hacemos independientemente de quien sea la persona adecuada. Por supuesto, esto no constituye un problema, porque hay uniones estables en las que los miembros de la pareja no pueden ser más diferentes y sin embargo son los más envidiados entre amigos. Los atletas con los intelectuales, el escritor con la rockera, una nerd con alguien alérgico a los gadgets … en fin, ninguna diferencia parece irreconciliable siempre que exista acuerdo y respeto entre la pareja.

parex6

Sin embargo, hay algunas parejas que por sus diferencias en la edad, la altura, el estilo, la actitud hacia la vida, etc. desentonan demasiado, haciendo sospechar de las verdaderas razones que los mantienen juntos. Por ejemplo, si Angelina Jolie y Brad Pitt son el paradigma de la pareja perfecta, unidos por sus intereses, perfectamente compenetrados y sin grandes diferencias físicas entre ellos, el panorama de la vida cotidiana nos ofrece otro tipo de parejas descompensadas o, por lo menos, muy extrañas.

No obstante, cuando existe un verdadero amor, este hace que no se tengan en cuenta las diferencias, si esta es la edad, la persona mayor se contagia de la juventud de la otra, la juventud de su pareja le tiñe los cabellos blancos, le estira sus arrugas y hace que la fuerza vuelva a el, esto lo hace el amor, esa sensación que nos embarga y que nos hace sufrir tanto.

Cuando el hombre es mayor, tiene una capacidad de ofrecer un amor tan genuino que difícilmente se puede encontrar en otra situación.

3 comentarios en “Verdad verdadera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .