¿Cómo superar una ruptura?

“Habíamos sido amigos por más de cinco años y llevábamos saliendo seis meses. Cuando él decidió romper conmigo, ni siquiera tuvo el valor de decírmelo; simplemente dejó de hablarme. No hubo nada que yo pudiera hacer. Estaba tan desilusionada… No dejaba de preguntarme qué había hecho mal.”

Toda la felicidad del noviazgo puede convertirse en profunda tristeza tras una ruptura. Por poner un caso: Gerardo y Susana estuvieron saliendo dos años y, durante ese tiempo, su relación se fue estrechando cada vez más. Gerardo le enviaba mensajes de texto cariñosos todos los días, y cada tanto, le hacía algún regalito para que viera que había estado pensando en ella. “Se esforzaba por escucharme y entenderme —cuenta Susana—. Me hacía sentir única, especial.”

En poco tiempo empezaron a hablar de la boda y de dónde vivirían cuando se casaran. Él hasta estuvo averiguando qué tamaño de anillo usaba Susana. Pero de golpe rompió con ella, dejándola hecha un mar de lágrimas. A Susana no le quedó otra que seguir con su vida pese al dolor. “Me sentía agotada física y mentalmente”, dice ella.

“¿Podré salir adelante algún día?” Cuando pasas por una situación como la de Susana, es muy probable que te hagas esta pregunta. Y se comprende que te angusties, pues el amor es un sentimiento muy intenso. Así lo describió el rey Salomón: “El amor es tan fuerte como la muerte”. Por eso, es posible que este desengaño sea una de las experiencias más dolorosas que hayas vivido. Tal vez sientas que una parte de ti ha muerto y hasta estés pasando por algunas de estas etapas típicas del duelo:

Negación: “No puede ser. En un día o dos, todo volverá a ser como antes”.

Rabia: “¿Cómo pudo hacerme esto? ¡Lo odio!”.

Depresión: “A mí nadie me va a querer”.

Aceptación: “Me dolió muchísimo, pero estoy mejor y sé que saldré adelante”.

Lo bueno es que llegarás a aceptarlo. El tiempo que eso tome dependerá de varios factores, como cuánto tiempo estuvieron juntos y lo seria que llegó a ser la relación. Mientras tanto, ¿qué puedes hacer?

Seguramente habrás oído decir que el tiempo cura todas las heridas. Pero si hace muy poco que rompiste, quizás eso te suene a frase vacía. Y es que el tiempo es solo una parte de la solución. Por más que sepas que una herida en la piel sanará con el tiempo, en el momento duele un montón, ¿verdad? Lo que tienes que hacer es tratarla para que no duela tanto y asegurarte de que no se infecte. Pues lo mismo pasa con una herida emocional. Mientras permites que el tiempo haga su parte, puedes tomar algunas medidas para aliviar el dolor que ahora sientes y evitar que la amargura te “infecte”.

No reprimas tu angustia. Es más, si ves que lo necesitas, llora. Llorar no significa que seas débil.

Cuida tu salud. Una ruptura puede agotarte en sentido emocional. Hacer ejercicio y comer sano son buenas maneras de recuperar las energías.El ejercicio físico es provechoso.

Busca qué hacer. Sigue haciendo las cosas que te gustan. Además, ahora es más importante que nunca que no te aísles. Pasar tiempo con gente que de verdad te quiere te ayudará a concentrarte en cosas más positivas.

Cuando te sientas mejor, sería bueno que analizaras qué fue lo que pasó en tu noviazgo. Es una pena que las cosas no hayan salido como tú esperabas. Sin embargo, ten esto presente: en medio de una tormenta todo se ve oscuro y gris, pero tarde o temprano, la lluvia cesa y el cielo se despeja.

“Si empiezas a echarme de menos, recuerda que yo no me fui, tu me cambiaste.”

11 comentarios en “¿Cómo superar una ruptura?

  1. El único amor imposible es el no correspondido, por eso mismo quien rompe no ama y cuando el abandonado, después del disgusto lo ve, lo acepta porque y se amar a quien no te corresponde de igual manera será una relación insostenible a corto o medio plazo.

    Me gusta

  2. Me han dejado tres mujeres, porque pensaban que era insoportable. Y tenían razón: soy insoportable. Pero creo que todos lo somos. Lo único importante es encontrar a dos insoportables que sepan gestionar su nivel de insoportabilidad lo suficientemente bien como para no terminar odiándose. Y, si no funciona, el mundo es muy grande, y la vida muy corta. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Es verdad, una ruptura inesperada puede hacernos mucho daño….lo he vivido ¡tantas veces! que ya eso pasó a ser cosa de adolescentes para mí. Te invito a visitar mi blog y a dejarme algún comentario en mis poemas. Un placer haber pasado por tus letras. Saludos cordiales. Ingrid Zetterberg secretosdemialma104684388.wordpress.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .