Rezando y con el mazo dando

“El hombre ha dominado al hombre, para perjuicio suyo…”

Solo basta echar la vista atrás para darnos cuenta de esta gran verdad, el hombre ha sido cruel con el propio hombre y por poner un ejemplo recordemos la atrocidad del genocidio alemán, gracias a la ayuda imprescindible de los que se hacían llamar “cristianos”.

El 20 de julio de 1933, el Vaticano desplegó su interés en el poder en ascenso del nazismo cuando el cardenal Pacelli, (quien después llegó a ser el papa Pío XII) firmó en Roma un concordado entre el Vaticano y la Alemania nazi.

Von Papen firmó el documento como representante de Hitler, y Pacelli confirió allí a Von Papen la elevada condecoración papal de la Gran Cruz de la Orden de Pío, en su libro Satanás en sombrero de copaTibor Koebes, escribe sobre esto: “El concordato fue una gran victoria para Hitler. Le dio el primer apoyo moral que había recibido del mundo, y de la fuente más ensalzada.”

religion-182162_640

El concordato requería que el Vaticano dejara de apoyar al Partido Central Católico alemán, y así aprobaba el estado totalitario de un solo partido de Hitler. Además su artículo 14 declaró…: “El nombramiento de arzobispos, obispos y otros por el estilo, se emitirá solo después que el gobernador instalado por el Reich, se haya asegurado debidamente de que no existen dudas respecto a puntos políticos generales.”

Y concluyo con éste anuncio…

Con éste encabezamiento salió en la primera edición del periódico The New York Times del 7 de diciembre de 1941, el siguiente artículo…

-ORACIÓN BÉLICA POR EL REICH-

Obispos católicos de Fulda piden bendición y victoria…

La conferencia de Obispos Católicos Alemanes reunida en Fulda ha recomendado que se introduzca una oración bélica especial que ha de ser leída al principio y al final de todos los servicios divinos. La oración suplica a la Providencia que bendiga con victoria las armas alemanas y otorgue protección a la vida y la salud de todos los soldados. Los obispos también dieron al clero católico la instrucción de guardar una observancia y recordar en un sermón dominical especial por lo menos una vez al mes a los soldados alemanes en tierra, mar y aire…”

4 comentarios en “Rezando y con el mazo dando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .