Inmenso dolor

Ánimo Venezuela, Nicolás está maduro

Éste escrito es un mensaje de ánimo a todas aquellas personas que en un momento u otro de su vida se hayan sentido engañadas por la persona en la que más confiaban y decirles que quizás a la larga haya sido bueno el no tener a una mala persona a su lado

Vacío, desesperación, rabia, frustración, dolor, angustia… son la mezcla de sentimientos encontrados que afloran cuando se descubre la infidelidad de la persona con la que has construido una relación.

Muchas veces no es necesario que dos personas oficialicen un acuerdo en el que se comprometen a mantenerse fieles al amor que se profesan, sino que el sentimiento y el trato mutuo, da por sentado que debe existir esa fidelidad, sino estaríamos dando a entender una cosa y estaríamos no siendo consecuente con ello. Cuando alguno de los dos lo rompe, hablamos de la infidelidad. La persona que comete la infidelidad suele ocultarla porque sabe lo que significa e intuye algunas de las consecuencias que puede tener, aunque posteriormente pueda confesarla o sea descubierta. Sea como sea, la persona que es víctima de la infidelidad sufre una doble sensación de traición: a ella y a la relación.

woman-308534_640

En el amor, la chispa que prende la mecha de la infidelidad puede partir de distintos niveles, pero empiece como empiece, es humillar, pisotear y denigrar a la otra persona, hasta el grado que le importa muy poco el dolor que le cause e incluso esté pensando en que escena debe montar para parecer que no era su deseo hacerlo y que ha sido víctima de las circunstancias, pero no es así, la persona que de manera sistemática engaña a aquella persona que confía en ella aludiendo a su necesidad de su espacio, a la libertad a la que dice tener derecho es porque es una mala persona, porque si su deseo es actuar así, debería ser sincera y clara antes de causar tanto dolor y terminar una relación antes de empezar otra a escondidas.

Es cierto que todas las cosas se superan, que todas las heridas se cierran, pero no habría necesidad de ello si la honradez presidiera nuestro comportamiento, porque cuando engañas en la mayoría de ocasiones estás engañando a tres personas, te engañas a ti porque intentas excusarte, engañas a la persona inocente, y quizás engañes a aquel con el que te ves a escondidas.

Y después de todo esto, ¿puedes mirarse al espejo y no sentirse avergonzada…?

Pues quizás esta persona se sienta orgullosa de lo que ha hecho. 

Pero piensa lo siguiente… antes de ser infiel, piensa que estás eligiendo los besos y las caricias de alguien que solo tiene ganas de ti, en vez de la persona que te quiere, que estás prefiriendo a una persona para la cual eres “una más”, en vez de la persona que quizás sea la única a la que de verdad le importes, que estás prefiriendo a alguien que piensa que “estás muy buena”, en vez de alguien que cree que eres la persona más hermosa, que estás apartando de tu lado a una persona que daría la vida por ti, por alguien a quien apenas le importas, que estás traicionando la confianza que nunca te has merecido a cambio de alguien que te olvidará cuando haya acabado de lavarse. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .