Honradito

El ser honrado no tiene término medio, ser bastante honrado no sería correcto o se es o no se es, es como la prostitución, no se puede ser un poco prostituta. 

Robar en el lugar de empleo es muy común, por lo que muchos piensan: “Todo el mundo lo hace, así que, ¿por qué yo no?

Todo el mundo es honrado a veces; muchos, casi siempre. Pero ¿a cuántos conoce usted que se preocupen por ser honrados siempre?

La falta de honradez abunda en diversos campos de la vida moderna.

Por ejemplo, si un operario con un sueldo de 1100 euros, al irse para casa, después de concluir su jornada de trabajo se lleva en el bolsillo un tornillo de ínfimo valor, pero que lo necesita para una reparación en su hogar, lo más normal es que entienda que apenas tiene valor y que en ningún caso está perjudicando a la empresa para la que trabaja, pero imagina que cuando le entregan su sueldo a final de mes, le entregan 1099`90 euros, ¿verdad que se dirigiría a la empresa a reclamar lo que le falta, a pesar de ser una ínfima cantidad…?

También hay el contrapunto, no hace mucho un compañero mayor, pronto a jubilarse del taxi, encontró bajo el asiento trasero una cartera, el cogió y la entregó en la comisaría de los Mossos de Escuadra de Sitges, pocos días después se le presentó la dueña de ésta en la parada de taxis y lejos de darle las gracias lo puso a parir, usó toda clase de insultos delante de la gente que había en la estación, alegando que ella tenía 300 € y no 150 € como había en la cartera.

Quizás por esto en muchas ocasiones no sabes si coger criada o meterte a servir.

  • Es un hombre honrado: deja lo que no puede tomar; no bebe de una botella vacía ni suele esconder en su bolsillo ningún reloj de iglesia. (Wilhelm Müller)

5 comentarios en “Honradito

  1. Hay una película muuuuuuuuy vieja que es una adaptación de una novela homónima: CANAIMA, de Rómulo Gallegos…
    El protagonista tiene una frase: SÉ ES O NO SE ES… así la vida, los valores son valores y punto… te abrazo con toda la honestidad de mi corazón…

    Me gusta

  2. Yo creo que ninguno somos honrados, por prebendas, descuidos o recuerdo, por citar alguna causa, no lo hemos sido; y, por ello, tampoco podemos ser considerados como delincuentes. Mas allá de la honradez está la honestidad y en esa si que no hay excusa para faltarla, es nuestra personalidad y tú o cualquiera pueden dudar de mi honradez pero de mi honestidad creo que no.

    Saludos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .