Máquina perfecta?

CUANDO reflexionamos sobre las capacidades extraordinarias de ciertos animales, ¿no sentimos a veces una punzada de envidia? Quizás nos gustaría volar como una gaviota, nadar como un delfín, ver como un águila o correr como una gacela.

Ciertamente, los animales poseen dotes asombrosas. Pero nosotros no nos quedamos atrás; de hecho, el cuerpo humano es llamado la máquina perfecta. Claro está, nosotros somos mucho más que una máquina: poseemos creatividad, un espíritu curioso, imaginación e ingenio. Esas cualidades nos llevan a inventar máquinas que hacen posible materializar casi todo lo que se nos ocurra. Por eso podemos volar, excediendo incluso la velocidad del sonido; surcar vastos mares navegando sobre la superficie del agua o por debajo de ella; penetrar con nuestros ojos hasta 14.000 millones de años luz en el espacio; observar detalladamente la célula, y desarrollar nuevas medicinas, terapias y técnicas para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.

Aun con muy poca o ninguna ayuda externa, las personas con buena salud y entrenamiento logran cosas asombrosas. En los Juegos Olímpicos, por ejemplo, contemplamos extasiados la destreza, el arte, la creatividad y la gracia con que gimnastas, clavadistas, patinadores sobre hielo, esquiadores y otros deportistas realizan sus hazañas.

Y sin embargo, no sabemos dominar la codicia, el egoísmo y la maldad.

Un comentario en “Máquina perfecta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .