El poder de la sotana

Vaya mi respeto por delante a toda aquella persona que pertenezca a una u otra confesión, que crea en Dios o en Heídi, que profese a mayor o menor grado, creo desde aquí que en todos los sitios hay gente buena que no duda en entregar su vida por los demás y gente que los demás significan una fuente de lucro e incluso carnaza para sus prácticas indeseables.

A estos, a esta jauría, habría que encerrarlos de por vida, que no pudieran excusarse en que sus delitos, infames delitos, hayan prescrito, a estos que se hacen llamar cristianos y que una sotana le da vía libre para abusar de criaturas indefensas y que ahora, a la vejez y con la barriga llena se esconden.

¡Qué vergüenza de personas…!

Incluso hasta sus iglesias obligan a algunos a dimitir como pastores “desafortunados”.

Miles de iglesias rompen con sus pastores por razones como inmoralidad, inmoralidad sexual, robo, mala administración del dinero de la iglesia y problemas de integridad personal.

También se citan causas como “descontento con el modo de desempeñar sus funciones, modo autoritario de dirigir, luchas por el poder, y conflictos de personalidad.

Yo diría que muchos están para la foto y para seguir cobrando.

Y añado, si cobran del estado, porqué en vez de pastores no se llaman funcionarios.


8 comentarios en “El poder de la sotana

  1. A prpósito de tus líneas, en mi país (Perú) acaban de sentenciar a dos periodistas que expusieron un caso sonado de pedofília perpetrada por el Sodalicio.
    El poder que da a veces la sotana, logra una nauseabunda impunidad que no ayuda en nada a la imagen de quienes no tienen nada que ver con ello.

    Buen Post!

    Me gusta

  2. La sotana, hasta fechas relativamente recientes, no solo daba dinero sino algo más interesante, atractivo y hasta adictivo: poder, pero por encima del poder, ofrecía impunidad, inmunidad ante las leyes ordinarias del ser humano. Hay un hecho que no puede ser obviado, un patrón que se ha repetido a lo largo de todos los casos de escándalos de abusos descubiertos hasta ahora. Las cúpulas y las altas esferas lo sabían, sabián que tal o cual hacía eso, y en vez de tomar medidas, aunque fuera por la vía interna en vez de la vía judicial laíca, lo que hacían era simplemente moverlos de un sitio para el otro hasta que el número y el nivel de abusos se hacía insostenible y la comunidad empezaba a cabrearse. Eso, para mí, no solo es encubrimiento sino prácticamente estamos hablando de una red, de una organización dedicada a facilitar y encubrir el abuso de menores. Simplemente, ante las evidencias, no hay otra forma de verlo. No podemos hablar de casos aíslados cuando ya son tantos y tantos, y cuando había un sistema en marcha que funcionaba de maravilla a favor del perpetrador. Yo no digo que todos los curas sean pedófilos ni que todos los pedófilos sean curas, pero sí acuso a la Iglesia, como institución, de actuar de una manera muy mafiosa en el tema.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .