Racismo, y una mierda

No puedo estar más de acuerdo con lo que declara Wikipedia sobre el racismo…

El racismo, según el diccionario de la Real Academia Española, es un sentimiento exacerbado del «sentido racial» de un grupo étnico, que habitualmente causa discriminación o persecución contra otros grupos étnicos. La palabra designa también la doctrina antropológica o la ideología política basada en ese sentimiento. Conforme a la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial aprobada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas el 21 de diciembre de 1965, «la doctrina de la superioridad basada en diferenciación racial es científicamente falsa, moralmente condenable, socialmente injusta y peligrosa, y […] nada en la teoría o en la práctica permite justificar, en ninguna parte, la discriminación racial».

Ahora bien, me indigna que muchas gentes venidas de otros lugares usen la muletilla del racismo para convertirse en vándalos y luego escudarse en ello.

Y lo digo porque anteayer viernes yo tenía médico a las 9:24, con la doctora de cabecera que me lleva el asunto de la hipertensión, mucha gente como yo esperaba pacientemente su turno, la doctora llevaba las visitas con retraso pero todos entendíamos que es normal, pero llegaron tres mujeres tapadas hasta los ojos, o sea que de Albacete no eran, y con toda su cara dura abren la puerta de la consulta sin llamar y le piden a la galena que le extienda una receta, esta le dice que por favor respete el turno, cuando salió el paciente que estaba visitando de nuevo entra en la consulta exigiéndole que las atienda.

Algunos nos levantamos indignados y le pedimos que guardara a su turno y he aquí que se escudan en la palabra racistas y maleducados.

Si, se que en todas las naciones hay gente mejor y peor pero no deja de indignarme que nos tachen de racistas para hacer lo que les da la gana y no respetar a nadie.

Si esto es racismo, me declaro racista y confeso.

Me molesta verme las orejas largas por gentuza de este tipo.

Anuncios

4 comentarios en “Racismo, y una mierda

  1. Gente estúpida hay en todas partes; no quita eso que el racismo no sea un problema real y que afecta a mucha gente. A mí entre ellas.

    Dicho eso, no es cierto que en «ninguna parte» se pueda discriminar con razón de raza por esa Convención sobre la Eliminación etc.. Vengo de Malasia: hará un año que se propuso un referéndum para ratificar lo que en inglés se llama «ICERD», ¿y sabes qué se votó? Que no. Fueron los islamistas del Partido Panislámico de Malasia quienes, pedaleando desinformación y bulos y tácticas demagógicas para incitar miedo en los malayos, consiguieron mover a las masas más inseguras del país para que no llevase a cambio un cambio en la estructura democrática del país. Así que continúan viviendo con el «apartheid», donde unos tienen el título de «bumi» (malayo para «hijo de la tierra») y los demás, especialmente los que emigraron o fueron traídos por la «East India Company» británica para trabajar en el país, a pesar de hacer estado generaciones ya, siguen siendo «los otros». Inmigrantes. Que por virtud de sus ancestros, son de otra tierra y que, los malayos más radicales, piensan que deberían volver a ella; aunque no conozcan absolutamente nada de allí, porque toda su vida se ha desarrollado en Malasia. Eso es racismo.

    Que además, si no eres «bumi», no tienes un lugar reservado en la universidad como lo tienen los malayos, independientemente de su nota; no tienes derecho a comprar tu casa con la rebaja fiscal aplicada a los «bumi», que en ocasiones supera el 21 %; ni puedes abrir tu propio negocio sin que obligatoriamente participe del 50 % un «bumi»; o que tu lengua «materna», o más bien histórica, que en Malasia adquiere un tono racial, porque claro: «cada raza tiene su lengua», esté ahora mismo bajo la lupa del Gobierno que intenta calmar los ánimos de los más radicales, que ven amenazas donde no las hay y quieren eliminar toda diferencia posible, y están proponiendo eliminar el estudio de estas lenguas en las primeras etapas de la educación, simplemente porque a unos ideólogos fundamentalistas les parece que el multilinguismo es una «degeneración de nuestra identidad soberana».

    Malasia está en otra categoría política, también te digo.

    Lo que han hecho estas chicas es pura estupidez, y porque no conocen mejor. El problema es complejo, pero empieza con sus padres. Si les están enseñando que con «racismo» se van a salir de cualquier cosa, no solo están haciéndonos un desfavor a los que sí hemos sufrido racismo, sino que se lo están haciendo a ellos mismos, porque eventualmente el verdadero racismo les va a afectar y cuando canten «lobo», ya no les van a creer. Se han desacreditado. Y perdemos otra vez.

    No hay que enfrentarse a estas chicas con indignación ni antagonismo. Que sí, no se trata de tratarlas de niños y condescender. Pero hay que explicar por qué no es racismo, qué supone el racismo real, y cómo lo que ellas están haciendo es romper con una regla: «que la gente guarda su turno según se va llegando». Que los que estabais sentados vinisteis antes y ellas, como vinieron después, igualmente se tienen que esperar hasta que llamen su nombre. Porque si no, la próxima vez esto es un caos. Y si hay caos, nada funciona.

    Los magrebíes de mi pueblo nunca han dado problemas. Ni siquiera en el centro de salud. No como relatas. Lo único quizá, los niños que no paran de gritar por la calle, ahora que en verano abrimos las ventanas. O alguna trastada que hacen en las puertas. Pero nos hemos enterado por terceros de que si te quejas a sus padres, les pegan luego. Entonces… Hemos decidido en el barrio dejarlos en paz. Que no se sobrepasen, pero se lo decimos a los chiquitos directamente, llamándoles la atención. Sin más. Porque yo vivo pared con pared con una de esas familias y no pasa una noche que los niños no lloran. Es muy desconcertante. Y a veces hemos estado a punto de llamar a la policía… Pero a saber. Mi pueblo también es como el Salvaje Oeste. Aquí hay otras reglas al margen de la civilización.

    Y muchas veces es que cada cual se busque las castañas…

    Me gusta

  2. Toda la razón tienes. Son unas malcriadas, y cuando van con los carritos y te tienes que apartar por su cara, porque te lo echan encima y si les dices algo lo primero que te dicen es “racista”. Venga ya estamos más que cansados no de ser racista. Cansados de aguantar ratas y gentuza sin educación prepotentes. Ole por tu escrito saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.