¿Qué tarde se me ha hecho…!

“¡Si tuviera un poco más de tiempo!” ¿Quién no ha dicho esto alguna vez? En cierto sentido, el tiempo nos hace iguales a todos: los ricos no tienen más que los pobres, y ni unos ni otros lo pueden almacenar. Se va para no volver. Por eso es tan importante invertirlo sabiamente.

Salomón, el rey de Israel, que no éste blog, marcó algunas pautas acerca de esto.

“Es muy difícil cortar con un hacha sin filo, pero si se le saca filo, el trabajo es más fácil. Las cosas se hacen bien si se hacen con sabiduría” Así como hay que afilar el hacha antes de usarla, hay que hacer planes con anticipación para aprovechar bien el tiempo. Posponga o cancele las tareas que no son importantes y solo consumen tiempo y energía. Y si ha terminado una tarea antes de lo previsto, ¿por qué no adelanta alguna otra de la lista? Si es previsor, le ocurrirá como al hombre sabio que afila su hacha antes de empezar a trabajar: aumentará su productividad.

Aprenda a decir no a lo que tiene poca importancia y solo consume tiempo. Llenarse de actividades y compromisos le producirá estrés innecesario y le robará la alegría.

“El que está vigilando el viento no sembrará; y el que está mirando las nubes no segará”. Un agricultor que espera las condiciones perfectas pospone vez tras vez su labor, pero eso le roba tiempo y disminuye su productividad ya que nunca siembra ni cosecha nada. De igual modo, las incertidumbres de la vida pueden llevarnos a posponer nuestras decisiones. O quizás creamos que tenemos que conocer todos los detalles antes de decidirnos. Es cierto que hay decisiones que exigen reflexión cuidadosa. 

“Mejor es un puñado de descanso que un puñado doble de duro trabajo.” El adicto al trabajo se dedica tanto a su empleo que no le queda tiempo ni energías para disfrutar de los beneficios. El holgazán, por su parte, prefiere malgastar su valioso tiempo en “un puñado doble” de descanso. (de la revista Despertar)

En fin, unos consejitos para aprovechar más el tiempo.

4 comentarios en “¿Qué tarde se me ha hecho…!

  1. Muy cierto lo que dices.
    Sobre tu primer párrafo: “En cierto sentido, el tiempo nos hace iguales a todos: los ricos no tienen más que los pobres, y ni unos ni otros lo pueden almacenar”. De alguna forma también, quien tiene Dinero compra Tiempo, el Tiempo de quienes no tienen recursos y deben trabajar sólo para sobrevivir. Gran injusticia.
    Buen post!

    Me gusta

  2. Saludos.
    El tiempo es nuestro recurso mas valioso, pero que poco se aprecia su importancia. En la vida nuestra prioridad cambia en base a nuestras necesidades, alternando energía y compromisos en actividades que a la larga no nos dan regocijo; decirlo vulgarmente son eyaculaciones mentales sin meditar sus consecuencias.

    La sabiduría de este articulo esta basada en la experiencia, por ende, no se debe dudar de su veracidad.

    Éxitos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .