Me olvidé el paraguas

Figúrate que tuvieras que caminar todos los días bajo una lluvia ardiente y mortífera. Tu única protección es un paraguas, uno que ha sido diseñado a la perfección para repeler las gotas de esa lluvia letal. ¿Puedes imaginarte lo inapreciable que sería ese paraguas para ti? ¿Te das cuenta de la terrible locura que supondría estropearlo, quizás hasta el punto de hacerle agujeros? Y, sin embargo, la humanidad se encuentra en una situación similar a escala global.

Nuestro planeta se ve sometido a una constante lluvia de rayos solares. Aunque la mayoría de esos rayos son beneficiosos, pues traen luz y calor a nuestro mundo, un pequeño porcentaje de ellos son realmente letales. Se les llama rayos ultravioletas B, y si todos ellos llegasen a la superficie de la Tierra, causarían la muerte de toda cosa viva. Por fortuna, nuestro planeta fue diseñado con un “paraguas” que actúa a modo de escudo y nos protege de dichas radiaciones, un paraguas llamado “capa de ozono”.

Pero, lamentablemente, nos lo hemos olvidado en el autobús.

Un comentario en “Me olvidé el paraguas

  1. ¡Una sincera y certera reflexión! Pero sabes lo que nos interesa a ti y a muchos de nosotros, les sabe a mierda a aquellos que piensan que el calentamiento global es solo una fantasía (ergo: para sus propios intereses de acumulación de capital). Un cordial saludo. Ah…por las dudas ten el paraguas siempre a mano…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .