Comer caliente no es caerse de boca sobre el brasero

La ensalada bien poblada es un plato casi obligatorio en verano para mi alimentación, pero en estos meses de frio no hay nada como un platito caliente que te revitaliza, por eso me he ido a buscar información sobre las comidas calientes en la revista Despertar, ahí va…


“Sin la menor duda, cuanto más frío sea el tiempo, más apreciarán los miembros de su familia las comidas calientes, sea por la mañana, por la tarde o por la noche. Y ahora, cuando hay tanta escasez de combustible, y en consecuencia las casas, las escuelas y los lugares de empleo quizás no estén tan cómodos como uno pudiera desear, hay una razón aun más apremiante para servir comidas calientes.

Un factor importante que debe tomarse en cuenta en lo referente a soportar el frío es la nutrición. En particular, las proteínas son útiles en cuanto a esto, como se puede ver por el régimen alimenticio de los esquimales. Pero en estos días en que la carne tiene precios extremadamente elevados, uno a menudo tiene que recurrir a otras fuentes para obtener las proteínas necesarias. Están los huevos, también las proteínas vegetales que se encuentran en la soja (la cual las posee en mayor proporción), así como en otras habichuelas, guisantes y lentejas. Y también se puede añadir queso a muchos platos calientes.

Para la buena salud es importante tener un régimen equilibrado que contenga las vitaminas y los minerales necesarios, los cuales se obtienen en gran parte de las frutas y las hortalizas. Por supuesto, las hortalizas no deberían cocinarse en demasía. Pero con un poco de planear cuidadoso, se pueden servir calientes.

Recuerde, especialmente durante lo crudo del invierno, que la digestión es un proceso químico, y prácticamente todos los procesos químicos se aceleran con el calor. De manera que se desprende que su estómago puede digerir las comidas calientes, o por lo menos tibias, con más facilidad que las frías, pues a éstas primero tiene que calentarlas. Esto es algo que las personas que padecen del estómago deberían recordar. Harían bien en evitar comer cualquier alimento helado, a menos que lo comieran de la misma manera en que se toma un helado, es decir, tan lentamente que primero lo calienten en la boca antes de tragarlo. Al comer cualesquier alimentos que hayan estado en un refrigerador, éstos serían más fáciles de digerir si por lo menos se les permitiera alcanzar la temperatura ambiente. Pero en un frío día invernal, en vez de servir fiambres a temperatura ambiente, es mucho mejor servir algo caliente. Y si usted verdaderamente desea servir una comida caliente, primero caliente los platos, y también las tazas, justamente antes de la hora de la comida.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .