Amigo conductor

Esta mañana sobre las seis y media me he ido a tomar café a la estación de Sitges, no solo por tomar café sino por saludar a los compañeros del taxi, he salido de casa y lo primero montarme en el coche y ver lo obtuso que somos las personas unos por necesidad y otros por vicio, porque tener el coche va muy bien pero como en mi caso, que me podía ir paseando, pues no, el vicio del coche.

A esa hora que mucha gente va a trabajar, un tráfico intenso y yo haciendo el gilipollas.

Y ese problema lo tenemos millones de habitantes que nos enfrentamos día tras día con la misma pesadilla: el denso tráfico que colapsa las calles y envenena el aire. Por desgracia, nada indica que las cosas vayan a mejorar.

Sobre todo por nuestro actuar en ciudades que hay más coches que habitantes, por eso debemos hacer un pensamiento y solo conducir por necesidad pero los paseos mejor a pie.

3 comentarios en “Amigo conductor

  1. Es no reconocer lo que se tiene. Como recuerdo las caminatas por Sitges, lugar maravilloso y de descanso si lo hay, cerquita nomas de mi amada Barcelona. Deja el auto y camina…Un cordial saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .