El espíritu navideño gana enteros

• HACE UNOS DOSCIENTOS AÑOS, un prominente erudito coreano visitó Pekín (China). En un fresco del cielo raso de una catedral observó una representación de María con el niño Jesús en brazos. He aquí su opinión sobre esta asombrosa obra:

“Una señora sostenía en su regazo a un niño enfermizo, de unos cinco o seis años de edad. Daba la impresión de que no podía mantener erguida la cabeza, como si movida por la compasión no pudiera soportar la contemplación de su hijo. Tras ellos, a lo lejos, había un sinfín de almas y niños con alas que volaban en círculos. Los miré fijamente y me pareció que iban a descender hasta mí en cualquier momento. Perplejo, extendí la mano para atraparlos.”

LA MENCIONADA visita tuvo lugar mucho después de iniciarse la Reforma en Europa y del oscurantismo de la Edad Media. Sin embargo, para la mayoría de los orientales, el cristianismo era tan desconocido como aquella pintura misma. No obstante, la situación ha cambiado por completo. Todos los años se representan durante la temporada navideña escenas de la vida del niño Jesús. El Oriente se ha acostumbrado a estas representaciones, y muchas de sus calles se parecen en esa época del año a las de Europa.

En la noche del 25 de noviembre de 1998, un mes antes de la Navidad, los 300 árboles que bordean los Campos Elíseos de París se engalanan con más de cien mil bombillas que iluminan intensamente la famosa avenida. De modo similar, en una calle céntrica de Seúl (Corea), un árbol de Navidad gigante, patrocinado por unos grandes almacenes, empieza a resplandecer en la noche de la capital. Al poco tiempo, las calles se adornan con motivos navideños.

Día tras día, la televisión, la radio y los periódicos ofrecen reportajes relacionados con la Navidad. Imbuido del ambiente navideño, todo el país se prepara para despedir el año. Las iglesias de Seúl, en número tal que sorprende a los visitantes, se decoran a toda prisa. De modo que Corea y otros países orientales se sumen en el espíritu navideño para el tiempo en que Estados Unidos está enfrascado en la celebración del día de Acción de Gracias, a fines de noviembre.

A muchos de estos países no se les considera parte de la cristiandad. Por ejemplo, solo el 26,3% de la población de Corea dice ser cristiano; en Hong Kong el 7,9%; en Taiwan el 7,4%, y en Japón solo el 1,2%, lo que indica que la mayoría de los orientales no practican el cristianismo. De todos modos, no ponen ningún reparo a la celebración de las Navidades, y muchas veces las festejan con más entusiasmo que los occidentales. Un país, por ejemplo, muy conocido por la vistosidad de sus celebraciones de Navidad es Hong Kong, pese a que la mayoría de sus habitantes son budistas o taoístas. Incluso en China, con solo un 0,1% de personas que dicen ser cristianas, las Navidades ganan popularidad con mucha rapidez.

(Datos de la revista Despertar)

4 comentarios en “El espíritu navideño gana enteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .