La panacea

En el mes de abril, entre muertos y contagiados, hospitales llenos y trabajos parados, hablábamos casi con lágrimas en los ojos que cuando sería posible tener una vacuna para ayudar a salvar vidas y sufrimientos.

Era como si habláramos en un futuro no a corto plazo, dado que las vacunas por lo general tardan en ocasiones años en salir a la luz.

Pues bien, en un tiempo récord tenemos ya en nuestras manos varias vacunas al parecer bastante efectivas.

Con entusiasmo y esperanza vimos a la primera persona que se le inyectó y ha algunos más, pensamos que la vacunación iba a ser masiva para empequeñecer los daños del virus, pues nada más lejos.

En once días desde la primera administración, solo se ha llevado a cabo un pequeño porcentaje de las existencias.

No lo entiendo.

Parece más una operación de marketing que una panacea para la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .