En cuestión de minutos

Hace unos años estuve de vacaciones unos meses en Brasil, más concretamente en el Amazonas y recuerdo que estaba en un complejo de turismo donde habían piscinas, toboganes, etc. y era algo que se agradecía por el calor reinante, cuando de pronto a media mañana aparecieron unos nubarrones negro en el horizonte y oscurecieron un día tan maravilloso, durante una hora se produjo una lluvia torrencial donde tuve que ponerme a cubierto, poco después desaparecían las nubes y daba paso otra vez a un día maravilloso, luego más tarde me enteré que esto era normal en la época de lluvias.

Me he acordado al ver este artículo de la revista Despertar, donde os dejo una parte.

¿HA ESTADO usted alguna vez en una excursión campestre o ido a la playa, cuando, de repente, ha parecido que los cielos se han abierto, de modo que la lluvia torrencial ha cancelado su tarde de esparcimiento? La mayoría de nosotros hemos tenido esa experiencia, y en esas ocasiones tal vez hayamos dicho cosas poco amables acerca del tiempo. Sin embargo, esas inconveniencias son insignificantes cuando se comparan con otros problemas que el mal tiempo puede ocasionar. No hay duda de que a los parientes de los centenares de personas que cada año son víctimas de la descarga del rayo en los Estados Unidos, o a los sobrevivientes de los tifones, que han causado la muerte de miles de personas, el tiempo puede parecer un enemigo.

Pero, en realidad, el tiempo es buen amigo de la humanidad. Por “tiempo,” nos referimos a la condición de la atmósfera, en particular de la parte de ésta que más cerca está de la Tierra en que vivimos.

Nuestra atmósfera es como un inmenso manto que pesara cinco mil billones de toneladas y estuviera envuelto alrededor de la Tierra. Nos protege de las condiciones severas del espacio exterior, así como de la radiación del Sol, que pudiera ser mortífera. Regula el calor de nuestro hogar planetario y lleva agua desde los vastos depósitos de los mares hasta el terreno, y así hace posible la vida humana. Por lo tanto, podemos estar agradecidos por nuestro tiempo, a pesar de que a veces el tiempo que tenemos nos cause inconveniencia o peligro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .