Pues sabes que… mejor me muero

image

Bueno dicho así, parece que me quiera morir, no, no es el caso.
De hecho nadie desea morir, llevamos implantado en el corazón el deseo de vivir, no el de morir.
Imagina que nos dijeran que podemos poner la fecha a nuestra muerte, nadie la pondría, porque por lejana que la pusiéramos, sabríamos que inevitablemente llegaría.

Pero me entran ganas de morirme cuando observo tanta maldad en el mundo.

Y me avergüenzo de ser un ser humano.

Cuando pienso en los padres que han visto por televisión como degollaban a su hijo, simplemente por que es un reportero de guerra o por tener una opinión diferente, o en países donde la guerrilla entra en las casas y violan a niñas y matan delante de los padres…, o los hospitales bombardeados,muriendo niños inocentes, y seguiría toda la noche exponiendo ejemplos.

Si nos ocurriera a nosotros… no tendríamos ganas de morirnos…?.

Es vergonzoso hasta la saciedad que ocurran estas cosas, que no puedas ir por la calle de noche, que el móvil le has de poner una cadena para no quedarte sin él, el banco te roba, los políticos te engañan, …pero esto que es…?

Solo hay que ver nuestro nivel de inteligencia, cuando vemos que un personaje como la Belén Esteban saca un libro (se lo han tenido que escribir porque  que ella no sabe) y vende 100.000 mil ejemplares, para mear y no echar gota.

Si, ahí se ve la inteligencia de la raza humana.

Por suerte no son todos.

Y que todavía haya personajes que maltratan verbal y físicamente a personas porque tienen otra opción sexual diferente a la suya o en cualquier otro campo.

No me digan que no es para morirse, además si analizamos en todas las creencias donde vamos cuando morimos, es la ostia, pero eso lo veremos en otro post.
De todas formas no pienso morirme, todavía, mejor me iré al huerto que hoy quiero hacer berenjenas rellenas…


Como las de la foto…

“La vida… ¿que vida…?

baltic-sea-1367195_1920

Alguien dijo que en cierta ocasión, había un hombre mayor con  dos pescados en la playa y después de hacer un fuego se disponía a cocinarlos para poder comer, acto seguido se le acercó un señor bien vestido, elegante y educado, y después de saludarlo le preguntó…

–¿los ha pescado usted…?–

–Pues si, me levanté temprano y pesqué para poder comer hoy…–

–Eso está bien, pero de alguna manera es perder un poco el tiempo.–

–Mire, si usted en vez de pescar solo para comer, hubiera pescado más, hubiera llenado la barca, y después de algún tiempo hubiera podido comprarse una barca más grande y poder pescar todavía más…–

–De hecho, es lo que yo hice, cada vez pescaba más, y llegó un día en que me pude comprar un buen barco, tener trabajadores, y mas tarde pude crear una conservera, y hoy dirijo una gran empresa…–

El hombre le escuchó con atención todo lo que el señor le dijo, cuando éste concluyó, le preguntó…–

–Y toda esa vida entregada a pescar más y más, para que le ha servido...–

–Bueno ahora puedo vivir tranquilo y disfrutar de la playa siempre que quiera…–

–Pues yo lo estoy disfrutando también, exactamente igual que usted, solo que tomé un atajo…

¿Por qué digo esto…?

 

lonely-1358206_1920.jpg

Por que hay una máquina aplastante que desde que nacemos nos impone una forma de vida, es el sistema,o mejor dicho, una mierda de sistema que no nos invita sino que nos obliga a tener una forma de vida, que se convierte en una mierda de vida y os lo digo yo que como muchos de vosotros he tenido, hasta hace pocos días, esa mierda de vida.

Y no niego que haya tenido momentos buenos, pero en general, ahora que me ha pasado la edad adulta y me sumerjo en la incertidumbre de la vejez, y por lo tanto esto te da cierta experiencia, bueno a decir verdad lo único que te da, es darte cuenta que durante toda una vida, lo que has hecho es todo lo contrario de lo que te gustaría hacer.

Naces, bien, sin que nadie te pida opinión.

Llegas a la edad escolar, y ¿qué estudias…?(en mis tiempos no te enseñaba como hacer frente a la vida), te enseñaban la lista de los reyes godos, Y PARA QUE MIERDA ME HA SERVIDO SABERME DE CARRERILLA LA DINASTÍA DE LOS REYES GODOS, para nada, para que cuando cumplí los catorce años entrara a trabajar en un almacén frigorifico, ha hacer todas las horas pasando frío y cotizar a los bandoleros de la seguridad social.

Pagando mis impuestos religiosamente.

Cuarenta y tantos años, para ahora poder tener una pensión de mierda que me hará llevar una vida de mierda.

Pero quizás eso es el mal menor, lo que más me jode no es una vida de mierda, me jode que mientras he sido esclavo del sistema, no he podido dedicar tiempo a vivir, y siendo sexagenario es cuando puedo empezar a vivir.

Yo ya no.

Pero alguno todavía estáis a tiempo de tener una vida, y no una mierda de vida.

Payasa

Si, payasa, así te llamo, porque fuiste para mí una payasa, una payasa que no dejastes que en ningún momento yo estuviera triste ni notara la soledad en aquella casa de campo. Fuiste para mi el motivo por el que me sentía bien, en unos … Continúa leyendo Payasa

La Vejez

img_0729

Siempre llega ese momento que tu no deseas que llegue, que alguien te diga algo que te sorprende, que lo que te dice tú lo sabes pero no lo quieres oir.

Volviendo de mi trabajo, en la línea 4 del metro de Barcelona, de pie junto a la puerta, al pasar entre las estaciones de Alfonso X y Joanic, sentada frente a mi, una joven, bonita y llena de vida me miró fijamente, y acto seguido se dirigió a mi…

–Disculpe, quiere sentarse….–

–No,no, por favor, gracias de todas formas…–

Le agradecí su gentileza, pero no acepté su ofrecimiento, me alegró el detalle, pero su significado me dió miedo.

Pensé… será que ya me veo una persona mayor…?,   un anciano…? o porqué no decirlo…un viejo…?

Cuando llegué a casa, me miré en el espejo, e intenté ver lo que las personas ven cuando me ven…, claro yo no podía verlo porque la mente y el espíritu no envejecen, y por tanto cuesta tanto darte cuenta que en ocasiones, como en mi caso, tiene que ser otra persona quien te avisa que ya has entrado en otra dinámica, en otra etapa y en otra realidad que no te gusta, que oprime y que te afecta psicológicamente.

Pronto, en dos meses y días, obtendré la prejubilación y perderé el papel que desempeño en la sociedad al dejar de trabajar.

Es cierto que no se tienen las mismas cualidades físicas y mentales, como cuando eres joven, pero con ésta cruda realidad te sientes perdido al afrontar el presente.

Aún así quiero sentirme útil en ésta etapa vital, aceptando los cambios de todo tipo que se puedan experimentar, buscar actividades en las que poder relacionarme con otras personas y disfrutar de todas esas experiencias que siempre has querido hacer pero nunca has realizado.

Me niego a sentirme inútil, a decir por sistema… “me olvidé donde dejé las llaves…,será la vejez”.

De hecho creo que todo el mundo tiene miedo al enfrentarse a ésta etapa, a la incertidumbre a la que te enfrentas, Platón lo dejó registrado en su publicación más importante “La republica”.

Porque no es el miedo a la muerte, sino a la vida, a esta nueva vida que te deteriora física y mentalmente.

El rey Salomón en su sabiduría habló de este deterioro físico en el libro de Eclesiastés, capítulo 12

…los días que no hayas deleite… (ver. 1)    ya no hay alegría

…se oscurecen el sol y la luna… (ver.2)     vas perdiendo la vista.

…tiemblen los guardianes de la casa… (ver.3)   las piernas no responden.

…y las mujeres que muelen hayan dejado de trabajar por haber llegado a ser pocas… ver.3)    muelas y dientes se van.

…y el hombre va andando a su casa de larga duración… (ver.5)

Dicho esto, ni pienso olvidarme las llaves ni leer a Platón, quiero vivir la vida como si hoy fuera el primer día y no pienso cuando será el último, porque me siento joven, y si mi cuerpo envejece, mi mente es muy joven, y la vida extraordinaria.

Pulsiones


…caminaba por el sendero el escorpión, buscando el camino correcto para volver a su escondrijo, cuando se encontró con un riachuelo que había provocado la lluvia, se quedó parado pensando como cruzar y salvar el obstáculo, durante mucho tiempo se mantuvo en la orilla observando…
…después de la larga espera, vio que alguien se acercaba a la orilla, era una tortuga que iba a cruzar el rio, por su cabeza pasó una idea…

“Hola doña tortuga, puedo pedirle un favor…?”

“Claro, dígame señor escorpión…”

“Sería tan amable de ayudarme a cruzar el río, puedo subirme en su caparazón…”

“Si te permito subirte en mi caparazón para cruzarte el río, puedes aprovechar para clavarme el aguijón y matarme…”

“Ooh, no! no lo haría, porque si le clavara el aguijón, ambos podríamos morir en el río, y yo eso no lo quiero…”

Esto pareció convencer a la tortuga, y accedió a ayudarle a cruzar el río, permitió que se le subiera encima y ambos se echaron al agua.

Al ir por la mitad del río, el escorpión clavó con toda su fuerza el aguijón envenenado en el cuello de la tortuga.

Ésta herida de muerte giró su cabeza y le preguntó…

“…porqué lo has hecho, moriremos los dos…”

Y el contestó: “…lo sé, pero es mi instinto…”

Así es el instinto, una conducta innata e inconsciente que se transmite genéticamente entre los seres vivos de la misma especie y que les hace responder de una misma forma ante determinados estímulos, un impulso natural e irracional que provoca una acción o un sentimiento sin que se tenga conciencia de la razón a la que obedece.

La teoría de Sigmund Freud, es que el ser humano carece de instinto, pero si pulsiones (Eros Y Vida).

Parece que lo que sería instintivo en los hombres, sería la búsqueda del placer y el rechazo del dolor.

Saber esto me alegra, porque me exonera del 90% de mis errores, porque no son errores míos, si es que de serie traigo instintos, que yo no puedo controlar.

Voto porque esto quede recogido en el código penal y la mitad a la calle.

Seguiré buscando placeres y ahora con la conciencia tranquila…

Como han podido ver no es culpa mia…

El esperma inteligente

openphotonet_0019Sentado al borde del camino, estaba pensando, sus compañeros pasaban a su lado a una velocidad de vértigo, al menos a tres milímetros por minuto, todos deseaban llegar los primeros al objetivo, pero éste no, el tenía sus dudas..

Por eso algunos compañeros al verlo se pararon y se preocuparon por él…

por qué no sigues…?

que te ocurre…?

..nosotros te ayudamos a continuar…

Se habían formado un grupo de unos veinte millones de compañeros a su lado, animándolo a seguir, pero él estaba decidido a no continuar.

Por fin los miró a todos fijamente y se decidió a hablarles…

Sabéis que nuestro cometido es continuar, solo tenemos veinticuatro horas para llegar al óvulo, y fecundarlo, pero yo no voy a seguir en mi noble función, y eso es antinatural, pero también es antinatural como está la escena del mundo.

Es un lugar peligroso para vivir y me niego a participar de alguna manera a que personas sufran.

Las personas no tienen trabajo, mueren de hambre y sed, la tierra esta llena de enfermedade y sufrimiento, y los que tienen que liderar  los países se convierten en personas corruptas, que roban y cierran hospitales, que se llevan los dineros destinados a la enseñanza, los ancianos no tienen ayuda y mueren solos en sus malas viviendas, abandonados por sus hijos y para más INRI, las guerras acaban con la vida de millones de civiles, mujeres y niños, que no les dan ni una sola oportunidad…

Entendéis porque no quiero continuar…

Sus compañeros se miraron entre si… Y le dijeron…

…pero morirás si no continuas…

Si, pero no seré cómplice del error humano…

Al oír ésto, sus compañeros agacharon la cabeza y movieron sus largas colas y asintieron…

En ése momento una gran explosión destruyó todo su alrededor, incluidos ellos.

Nuestro amigo era inteligente, pero nunca llegó a saber que vivía en Siria….